Una palabra oportuna No. 341

Espiritualidad. Sábado 13 de junio de 2020.

Por Herlinda Gamboa y voz de Julitze Mayurel.

Santidad, oración, danza y canción

“Padre mío, San Antonio, Virgen de Chiquinquirá. Me sacaste de mi tierra, vuélveme a llevar allá”. 13 de junio, fiesta de San Antonio de Padua, Santo de todo Larense, Santo de Venezuela.

Nos encontramos con la imagen hermosa y conmovedora de un pueblo que canta y baila su oración al ritmo del Tamunangue. Es la súplica confiada de quien pide el novio bueno, el pan bendito, encontrar el objeto perdido… trabajo, casa, salud. La mezcla perfecta de razas y culturas, unidas en la misma fe. El canto agradecido que celebra y suplica, a través de la coreografía de los bailes, la confianza en el Santo que siempre cumple su promesa.

Este año nuestras calles y plazas estarán vacías y en silencio… en casa se escucharán los sones, el poco a poco… La Bella, La Juruminga, El Yiyivamos, La Perrendenga, El Galerón, y El Seis Figurea’o… bailaremos, bendeciremos el pan… el pago de la promesa quedará para el próximo año, si Dios lo permite. Al final cantaremos la “Salve” rezaremos y  daremos gracias a San Antonio.

Una devoción, una expresión cultural, religiosidad popular… es la fe y la oración hecha danza y canción… San Antonio bendito ruega por nosotros…

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.