Una Palabra Oportuna No. 357

Actitudes. Miércoles 17 de junio de 2020.

Por Robert Rodríguez, SJ. Voz Alexander Medina

Participar para mejorar servicios públicos deficientes

En el país, tarifas insignificantes de servicios públicos generan una baja rentabilidad en las instituciones estadales que los ofrecen; se produce una mínima inversión en la operatividad y con ello, una mínima calidad de servicio. En consecuencia, el ciudadano debe acudir a un ente privado más costoso para resolver su servicio público deficiente. Así se cumple el dicho popular de que lo “barato – y también regalado- salen caro”.

El deterioro progresivo de los servicios públicos en Venezuela, no solo amerita una acción estadal, sino también que la ciudadanía se active. No es suficiente protestar o trancar una vía pública para que llegue el agua al menos un día al mes; debemos hacer uso racional del servicio; informarnos sobre las causas institucionales que generan la deficiencia; discutir sobre esa problemática comunitaria; organizarnos para exigir mejor calidad de servicio en los entes responsables, y también, estar dispuestos a pagar tarifas competitivas que posibiliten mejores servicios. De esta manera, la situación de los servicios públicos se transforma en un activador y escuela de participación ciudadana.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.