Una Palabra Oportuna No. 373

Espiritualidad. Domingo 21 de junio de 2020.

Por Herlinda Gamboa. Voz Julitze Maryuriel

El abrazo del padre

Abrazar es acercar el corazón a la vida. Es permitir el encuentro de la debilidad, la necesidad, el temor, la incertidumbre con la fortaleza, la confianza y la bondad de Dios que se hace presente en cada padre que abraza con amor y ternura a sus hijos.

En estos días en los que todos sentimos la nostalgia del abrazo, el apretón de manos, la palmadita en la espalda, el caminar junto a quien amamos. Nos encontramos con un amor incondicional, el amor de papá.

Celebrar la presencia del padre, reconocer y agradecer la grandeza de los hombres que nos acompañaron, desde que abrimos los ojos a la vida… Nos cargaron en sus brazos, velaron nuestro sueño, acompañaron  y animaron nuestros primeros pasos…

Siguen ofreciéndonos su pecho para protegernos y cuidarnos. Son el árbol en el que nos apoyamos… El suelo firme, la mano fuerte y amiga… Decir papá, es descubrir la presencia de Dios amando… Papá es firmeza, coherencia, honestidad, trabajo, rectitud. Pan que llega a casa para alimentar… Seguridad y horizonte que anima a conquistar los sueños… Altura desde donde miramos la vida como oportunidad y esperanza. Papá amigo, confidente, exigencia y bondad .

Gracias por mostrarnos el amor de Dios Padre…por ESTAR en nuestra vida… La huella de tus enseñanzas marcan el camino. Feliz día del padre…

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.