Una Palabra Oportuna No. 408

Oración de la mañana. Martes 30 de junio de 2020.

Cafecito de la esperanza. Martes en casa, renovando la fe confiada

Herlinda Gamboa. Narra: Julitze Maryurel

Señor Jesús, nos conoces muy bien, sabes que los vientos recios que soplan en estos días nos asustan. La tempestad arrecia, amenaza nuestra seguridad, la salud, el presente y el futuro. Esta barca a la que te subiste, para hacernos compañía, recibe ráfagas de viento muy fuerte, está amenazada por la tempestad…

Te pedimos: «para andar por los mares de la vida a ritmo y sin hundirnos, te necesitamos. Para vivir una vida plena, sentir alegría interior, superar los vacíos, salir del desencanto, y amar de verdad, sin pasar factura. Necesitamos, inventar tu Reino, crear encuentros, que nos dignifiquen, que cada persona encuentre su lugar en el mundo, que haya de todo para todos, que el corazón se llene de fiesta y nos tratemos como hermanos». Entonces vendrá la calma después de la tormenta.

Aquí seguimos en tu barca y nos cuesta reconocerte, sentir tu presencia que conforta y reclama la fe que nos falta para vencerla. «Por qué tienen miedo hombres de poca fe». Si, Jesús, aquí traemos en este amanecer el poquito de fe que nos acompaña. Nos aferramos a ella y te pedimos: aumenta nuestra capacidad de remar en medio de las tormentas de cada día.

Compartimos el café de la serenidad y la calma, lo disfrutamos y compartimos seguros y confiados. Café tempranero que nos calienta el alma, nos conforta y consuela. Invitamos a María nuestra Madre. Ella nos lleva por el camino que conduce a puerto seguro. Rezamos por todos los que están viviendo tempestades y sienten miedo porque les falta fe. Dales tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.