Una Palabra Oportuna No. 430

Espiritualidad. Domingo 05 de julio de 2020 5 pm

Por Mary Patxi. Voz Luz Bettina Fuenmayor

Cada día tiene su propio afán

Las personas somos presente y memoria. Las hay que prefieren vivir en la memoria del pasado o del futuro, con los ruidos de la nostalgia o de la preocupación, lo que constituye una especie de adicción a estar mal  y las hay más sabias, que eligen vivir en el presente, que es vivir en consciencia, armonía, plenitud y con sensación de júbilo.

Jesús dijo que cada día trae su propio afán, es decir, que no conviene que andemos obsesionados por el mañana, ni dando vueltas con nostalgia al pasado, pues «por mucho que pensemos, no conseguiremos añadir ni un palmo a nuestra estatura». Nosotros damos vueltas y mil vueltas a todo, viviendo más tiempo preocupados que ocupados.

Así vamos malgastando la vida como si condujéramos con un caucho espichado, perdiendo vitalidad por las preocupaciones. Y lo que Él nos sugiere es que nos sumerjamos del todo en el momento presente, que vivamos con pasión el aquí y ahora, poniendo en manos de Dios nuestras preocupaciones y nuestras historias pasadas, sin gastar tiempo ni energías en escaparnos al ayer o al mañana.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.