Una Palabra Oportuna No. 471

Oración de la noche. Miércoles 15 de julio de 2020.

Por Javier. A. Fuenmayor, SJ.

Espacio de encuentro con el Señor que posibilito y dispongo de la mejor forma. Momento de gracia y renovación interior: “Jesús, ven y danos tu paz”.

Tus dones, Señor, son signo de tu amor hacia nosotros. Te expreso mi más sentida gratitud. Gracias por ser tan bueno.

En tu presencia, bajo tu mirada, me pregunto al corazón: ¿Cuál es la principal llamada que me haces en medio de todo lo que vivo en este contexto tan inédito de cuarentena? Ayúdame a escuchar y experimentar tu llamada. Que no se me haga desapercibida precisamente ahora cuando más necesitamos de tu luz y tu fortaleza. Que sea dócil al Buen Espíritu.

Me reconozco ante ti pecador y necesitado siempre de tu misericordia. Perdóname. Quiero ser mejor cada día.

Jesús, “enséñame a caminar por tus sendas en tus manos pongo mi vida. Y me libras, Señor, Dios fiel” (Salmo 31). Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.