Una Palabra Oportuna No. 480

Oración de la mañana. Sábado 18 de julio de 2020.

Por Herlinda Gamboa. Voz Julitze Maryurel.

Cafecito de la esperanza, el silencio de Dios

Señor Jesús, finaliza la semana y nos encontramos con tu silencio que sorprende y enseña. Un café compartido en la ausencia y presencia de tu palabra callada.

Tu respuesta ante el poder del mundo, en esta hora dolorosa de la humanidad. «Miren a mi siervo, a quien sostengo; a mi elegido…No gritará ni clamará, no hará oír su  voz en las plazas, no romperá la caña resquebrajada, ni apagará la mecha que aún humea, hasta que haga triunfar la justicia sobre la tierra».…

«Han silenciado la voz del amor, de la justicia, la voz del Reino. Sólo han oído lo que querían oír. Calla la misericordia, el bien y la justicia. El Reino y la paz. Calla el hermano, la caricia y el milagro, la ternura y la confianza. Callas después de revelarte y entregarnos tu perdón.

Te suplico, dame coraje para actuar en conciencia, según tu Evangelio… Me quedo en silencio…

Con un sentimiento hondo de esperanza en la promesa del grito victorioso de la Vida, que rompa las tinieblas de la muerte’… Ahí estás en un gesto sencillo… Me postro ante tu cuerpo maltratado en mis hermanos… Que tu silencio nos eduque para pronunciar la palabra oportuna. Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.