Una Palabra Oportuna No. 489

Espiritualidad. Lunes 20 de julio de 2020.

Por Mireya Escalante.

¿Cuál es la señal?

San Ignacio nos enseña a meternos en la escena que contemplamos como si nos encontráramos allí. Así, nos vamos a imaginar que estamos caminando junto al grupo que sigue a Jesús, estamos muy cerca de Él, podemos verlo, oírlo, sentir cómo reacciona frente a los otros.

Oímos cuando los escribas le piden a Jesús: “Maestro, queremos verte hacer una señal prodigiosa”.

También nosotros hoy en día vivimos pensando en señales prodigiosas. Todo lo que nos está ocurriendo creemos que puede ser una señal de fin de mundo o castigo a los que actúan mal… O quisiéramos creer que todo va a pasar y para ello nos gustaría ver algo espectacular en el cielo…

Pero la respuesta que le da Jesús a ellos y a nosotros es muy diferente:  ¿No son capaces de convertirse con mi predicación, como lo hicieron los habitantes de Nínive?

Las cosas cambiarán sin señales, solo haciendo vida la palabra de Jesús: ama por encima de todo, aún a tus enemigos, actúa con misericordia y practica la justicia, sobre todo con los más débiles.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.