Una Palabra Oportuna No. 495

Oración de la noche. Martes 21 de julio de 2020.

Por  Javier. A. Fuenmayor, SJ.

“Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación” (Salmo 84). Confiado en tu misericordia bendigo y alabo tu presencia en medio de nosotros, Dios fiel y compasivo: ¡gloria y alabanza a nuestro Dios!

Agradecido por todo lo que nos ofreces desde tu corazón generoso y bondadoso. Por todo y cada uno de los detalles que nos das: gracias.

Discierno en el corazón tu paso en medio de la cotidianidad. Dejo resonar en el corazón las palabras de Jesús: “todo el que cumple la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Mt 12,50). Que mi obrar sea conforme a la voluntad del Padre.

Me reconozco pecador ante ti mi Dios. Te pido perdón. Ayúdame a convertirme cada día más según tu querer. 

 “Antes de cerrar los ojos, los labios y el corazón al final de la jornada, ¡buenas noches, Padre Dios!” (Oración de Completas). Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.