Una Palabra Oportuna No. 554

Actitudes. Miércoles 05 de agosto de 2020.

Por Yralis Pinto.

Ir contra corriente

La situación que vivimos en Venezuela es tan compleja, que para explicarla muchas veces usamos metáforas, como por ejemplo: nadamos en un río al cual le violentaron sus cauces y desbordado con fuertes corrientes parece que se lleva todo lo que está a su paso…en una imagen así, es difícil pensar que se puede nadar contra corriente, que lo que toca es dejarse llevar y esperar o un golpe de suerte o el desenlace fatal.

Es admirable que en condiciones adversas haya tanta gente que no se abandona en manos de la suerte o de la fatalidad. Muchas organizaciones, grupos, voluntariados, parroquias, comunidades religiosas y numerosas familias venezolanas, nadan contra corriente, es decir con la fuerza que surge de ser un verdadero cuerpo social, de ser un “nosotros”, se reinventan y con mucha determinación y creatividad dan paso a cantidad de acciones rehabilitadoras que van generando compromiso y esperanza.

Son muchos los testimonios de procesos educativos, formativos, comunitarios, de solidaridad, de búsqueda de alternativas, que dan cuenta de lo que significa ir contra corriente.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.