Una Palabra Oportuna No. 582

Espiritualidad. Miércoles 12 de agosto de 2020.

Por Yralis Pinto.

Ejercitar el espíritu

Tengo amigas que en la cuarentena han aprendido a coser, usar las redes, entrenarse en teletrabajo y emprendimientos culinarios. Otras han logrado disciplinarse en una rutina de ejercicios para cuidar la salud. Todas esas cosas ayudan en estos tiempos en que lo físico y emocional están tan expuesto. Hay que abrirse a aprender, explorar y ocuparse en actividades productivas.

San Ignacio de Loyola decía que, así como pasear, caminar, correr, son ejercicios que ayudan al cuerpo… examinar la conciencia, meditar, reflexionar, contemplar, orar, son ejercicios espirituales que ayudan a revisar el rumbo de nuestra vida para encaminarnos y avanzar a ser mejores personas, alcanzar una mejor relación consigo mismo y con Dios.

¡Qué necesario, vital, trascendente es ejercitar el mundo de las emociones, del espíritu, y llegar a este nivel de relación del que habla San Ignacio!

La dinámica del mercado, del materialismo puro y duro ha diseñado unos modos de estar en la vida, distraídos, dispersos, acelerados, por eso mucha gente le tiene miedo al silencio y la soledad… qué bueno sería que nos atrevamos a cultivar esa dimensión espiritual que todos poseemos y poco cuidamos.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.