Una Palabra Oportuna No. 656

Oración dela noche. Sábado 26 de septiembre de 2020.

Por Alfredo Infante, SJ.

Señor Jesucristo, tú que pasaste por la vida haciendo el bien y en las periferias sociales y existenciales, tu paso restableció como signo del reino la salud a tantos pobres y excluidos, para quienes el mundo había cerrado las puertas.

De igual manera, en tu Sagrado Corazón compasivo, sanaste las almas afligidas y heridas por las injusticias, suscitando la fuerza y la esperanza que da la fe. Hoy nos sigue resonando Tu palabra liberadora y consoladora que escuchamos con profunda devoción: “tu fe te ha sanado”. 

Hoy queremos agradecer tu paso benevolente y compasivo por nuestra tierra Venezolana, al suscitar de entre nosotros a tu siervo José Gregorio Hernández, quien guiado por tu Espíritu Santo, iluminado por la palabra, espada de doble filo que penetra en lo más hondo de nuestro ser, se consagró a Ti como servidor de los pobres al punto de llegar a decir: “los pobres siempre serán lo primero para mí, nunca los abandonaré, ellos significan para mi algo muy grande” en ellos te encontró a ti señor Jesús y los pobres en él te encontraron a Ti, su vida fue un punto de encuentro sanador.

Sagrado Corazón de Jesús en vos confío.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.