Una Palabra Oportuna No. 673

Oración de la mañana. Lunes 05 de octubre de 2020.

Por Herlinda Gamboa. Voz Julitze Maryurel.

Cafecito de la esperanza, «camina por el hombre y llegarás a Dios».

Señor Jesús, gracias por la vida que estrenamos al comenzar una nueva semana. La compañía de Santa Faustina, apóstol de tu Divina Misericordia, en esta mañana nos ayuda al encuentro con tu palabra. Escuchamos y leemos con atención, «Al verlo, sintió compasión. Se acercó a él, le curó las heridas con aceite y vino, y le puso vendas. Luego lo subió en su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó».

El café recién colado nos trae el aroma y sabrosura del amor que se hace «gesto y palabra ante el hermano pobre y necesitado». Aquí está la oportunidad que tenemos para encontrarte. Es necesario saber buscar y ver, descubriremos con asombro que estás muy cerca, en cada ser humano que sigue ahí postrado en el dolor y la indiferencia. A la orilla del camino, golpeado y herido; desconocido, sin nombre, abandonado de todos. Reclama atención y cuidado.

Hoy somos llamados a recorrer la senda del buen samaritano, despojarnos de la comodidad, la suficiencia, la ceguera, el miedo al compromiso… Emprender el camino de la cercanía, la ternura, el cuidado, la compasión, la entrega generosa del servicio. Limpiar con cariño y dedicación las heridas del virus que asusta, de la injusticia, la exclusión, la intolerancia, hacerlo con el aceite del perdón, la misericordia y la bondad. Que nuestras manos sean portadoras de bien, atención y salud.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.