Una Palabra Oportuna No. 762

Actitudes. Miércoles 18 de noviembre de 2020.

Por María Isabel Parada. Voz Alexander Medina.

¿Cambiará mi vida una vez que finalice todo esto? ¿Cómo lo afronto?

En la adversidad corresponde mantener en alto nuestra perseverancia, cuando nos sentimos devastados es cuando debemos mantenernos firmes y constantes en el interior de nuestra alma y en el obrar. No podemos agobiarnos y darnos por vencidos, hay que mantener el foco, encontrar la esencia de la felicidad y hacer valiosa nuestras vidas.

El sufrimiento ofrece “regalos” en el sentido que brinda la oportunidad de entender las cosas, ser más compasivos, y de renovarse como personas. El sufrimiento facilita la comprensión de cómo y por qué la adversidad puede propiciar una transformación positiva hacia una vida con más sentido, más sensibilidad humana y más compasión por otros.

Hagamos una reflexión:

¿Revisemos si el sufrimiento de este periodo tan difícil nos ha transformado en mejores personas y con más profundidad de pensamientos?

¿En nuestra comunión con Dios aceptamos el sufrimiento y lo afrontamos mejor?

Realicemos este ejercicio en casa:

Entendamos el proceso de sufrimiento buscando el sentido de los hechos y ayudemos a otros a valorar la vida.

Confortemos a alguien que esté sufriendo y hagámosle ver que en la vida las situaciones se superan, demos contención y amor.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.