Una Palabra Oportuna No. 792

Espiritualidad. Jueves 03 de diciembre de 2020.

Por Antonio Pérez Esclarín.

Adviento y esperanza

Adviento es un tiempo para fortalecer la esperanza, Jesús fue un creador incansable de esperanza. Toda su existencia consistió en contagiar a los demás la esperanza de un mundo justo y fraternal, por ello, los que nos consideramos sus seguidores, debemos ser los militantes de la esperanza.

Una esperanza activa, que se convierte en compromiso y esfuerzo, para superar los gravísimos problemas que nos agobian; no son tiempos de claudicación, de pesimismo, de resignación, ¡arriba los corazones!, son tiempos de creer, de esperar y de comprometerse.

A pesar de las dificultades y problemas, Jesús, El Libertador, El Poeta de la misericordia y el perdón,  viene,  sigue viniendo. Esperarlo en adviento y luego recibirlo en Navidad, es comprometerse a construir con Él una Venezuela reconciliada, próspera y justa, donde todos podamos vivir con dignidad.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.