Una Palabra Oportuna No. 836

Espiritualidad. Viernes 25 de diciembre de 2020.

Por Antonio Pérez Esclarín.

Navidad tiempo de conversión

La navidad tiene que ser un tiempo para hacer nuestro el proyecto de Dios, para abrir nuestro corazón a todos, en especial a los más necesitados y pobres, para reconciliarnos con aquellos que hemos alejado de nosotros y les negamos cariño y compresión.

Jesús nos enseñó con su palabra y con su vida, que la no violencia, la ternura, la humildad, el amor y el perdón, son los únicos caminos válidos para construir una sociedad justa y fraternal. Navidad, tiempo de reflexión y conversión, tiempo para releer nuestras vidas a la luz de la humildad y ternura del pesebre, y reflexionar con sinceridad y coraje, si somos seguidores de ese Dios  humilde tierno y amoroso, o más bien seguimos, a los prepotentes, egoístas y violentos.

Para preguntarnos si somos sembradores de encuentro, paz y hermandad, o sembradores de división violencia e intolerancia.

Para aclararnos, si nuestra conducta y vida celebra a Jesús y el amor, o a Herodes y la violencia, que buscó a Jesús para matarlo e impedir su proyecto de amor.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.