Una Palabra Oportuna No. 894

Tips para discernir la realidad. Sábado 23 de enero de 2021.

Por Antonio Pérez Esclarín.

Rescatemos el diálogo

De pocas palabras se ha abusado tanto como de la palabra diálogo, su uso interesado ha vaciado la palabra de significado y la ha convertido en un término antiguo y problemático. Hoy por lo general, los llamados al diálogo resultan sospechosos y no logran credibilidad alguna, sin embargo, debemos apostar y trabajar por el diálogo como el medio más idóneo para salir de la mega crisis que nos aplasta.

La primera condición para un diálogo verdadero, es aceptar los gravísimos problemas que vivimos en todos los niveles y mostrar verdadera disposición a resolverlos. Llamar al diálogo sin asumir las propias responsabilidades para ganar tiempo y continuar con las políticas que han ocasionado y siguen agravando la crisis, demuestra cinismo, soberbia e insensibilidad.

Cerrarse a un verdadero diálogo, adoptar posturas que impiden o retrasan resolver los problemas, constituye un verdadero delito, uno no es sólo responsable de los males que ha ocasionado en el pasado, sino también de los futuros que podrían evitarse.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.