Unas 700 familias se ven afectadas por rechazo del bolívar en Guajira

Referencial/Archivo

La situación en el municipio Guajira del estado Zulia cada vez es más crítica debido al aumento desmedido de las monedas extranjeras, lo que ha golpeado fuertemente a sus habitantes, debido a la la devaluación de los bolívares en esta zona fronteriza del país.

El salario no alcanza para comprar la canasta familiar y llevar alimentos a los hogares se vuelve más difícil para los habitantes de la frontera, donde se le ha imposibilitado a muchos trabajar en estos tiempos de pandemia, que sigue afectando a muchas  familias  en el ámbito económico.

El coordinador del comité de derechos humanos de la Guajira, José David González, señaló que “el contexto que  estamos viviendo con esta pandemia  ha afectado la población wayuu, en este caso la frontera venezolana la moneda nacional  ha sido remplazada  por la moneda colombiana y el dólar americano.

Agregó que “estas monedas son los que tienen fuerza en nuestro territorio y corren con mayor fluidez en el mercado negro,  el 90 % de la población del municipio  vive de las actividades  informales,  es decir,  no tienen estabilidad económica, no tienen trabajo fijo mientras que los  comercios desangran por lo poco que pueden conseguir los ciudadanos en estos tiempos difíciles”.

Riesgo de una hambruna

Al mismo tiempo destacó que hay denuncia de 700 familias de la comunidad El Arroyo, ubicada al sur de la población de Paraguaipoa, que manifestaron sus inquietudes ante el rechazo de los billetes en bolívares en las  bodegas de la comunidad.

También las bolsas Mercal es otro de las quejas de los ciudadanos donde pagan hasta 14 mil pesos por estas combos de alimentos subsidiados por el gobierno venezolano.

Para el coordinador del comité esto resulta inaudito y al mismo tiempo una burla para la población de bajo recursos económicos. “El sueldo no alcanza ni para comprar medio kilo de pollo”, acotó González.

El activista hizo un llamado a las autoridades competentes para supervisar  los comercios y bodegas que hacen vida en el municipio ya que por ley  están constituidos legalmente dentro de un territorio.

Alertó que los niños y los adultos mayores están en riesgo de que sean azotados por una hambruna en la región.

Los testimonios

“Las tiendas en mi comunidad  no aceptan bolívares, nuestros hijos se están acostando sin comida por no tener pesos colombianos, es preocupante la situación, esto nos perjudica a todos, últimamente comemos menos por los altos costo de los alimentos, hacemos el llamado a los agentes policiales y militares,  especialmente a la alcaldesa de la Guajira, Indira Fernández, que se aboque a esta situación que nos agobia”, manifestó Gabino Ríos, vocero principal del consejo comunal de la  comunidad El Arroyo.

El sueldo  de un funcionario público se pulveriza en un kilo de carne que alcanzó los 6 millones de bolívares por punto electrónico de venta, lo que equivale a 48 mil pesos colombianos y dependiendo a cómo amanezca el cambio.

El pueblo de la Guajira ha enfrentado centenares de situaciones complejas en este confinamiento donde ha luchado para sobrellevar las penurias que arrebata la tranquilidad en los hogares más vulnerables.

Por Norma González/Radio Fe y Alegría Noticias