Vargas no termina de recuperarse

Susana Raffalli - Venezuela cierra con 16% de desnutrición infantil

Este 15 de diciembre se cumplieron 20 años del deslave que terminó en tragedia en Vargas. Hoy día con un nombre nuevo, estado La Guaira. Pero las secuelas en materia de salud aún continúan.

Por lo menos, este es el diagnóstico que compartió a través de Radio Fe y Alegría Noticias, la experta en temas de nutrición infantil, Susana Raffalli.

Destaca como primer dato que esta entidad supera al promedio nacional en índices de desnutrición infantil. Su rango oscila entre el 17 y 21 por ciento cuando a nivel nacional, el porcentaje se ubica entre 13 y 14 puntos. Explica Rafalli que esto se explica por el todavía precario acceso a agua potable, factor que es determinante en la desnutrición de niños, incluso más que el comer bien

Igualmente precisó que en este estado, ubicado en el litoral central de Venezuela, prevalecen los casos de sarna, según los estudios que arroja Caritas de esta región, organización a la cual ella pertenece.

Para estos casos también afirma que si bien no existe una relación entre desnutrición y sarna, “el hecho de no contar con agua de calidad hace que los niños presenten serias lesiones en la piel ya que su débil estado nutricional origina un cuadro de bajas defensas”.

Agrega Raffalli que el agua no potable también produce infecciones diarreicas y parasitosis. “Un niño puede comer muy bien todos los días pero si tiene un cuadro diarreico de siete días continuos es muy difícil que esté bien nutrido”.

No se está formando un país viable

En este apartado, la nutricionista señala que en Venezuela no se están construyendo las condiciones adecuadas para salvar a todos los venezolanos.

“La emergencia humanitaria no puede ser siendo utilizada como único enlace con la gente”, expresó. En este sentido, advierte que tanto del sector del gobierno como de la oposición han estado usando esta situación compleja de forma manipulada y con visos de corrupción.

“No estamos formando un país viable. Este ha sido un año estrella y peor en la manipulación de la emergencia humanitaria compleja”, agregó.

Finalmente hace un llamado urgente para reestructurar la orientación del gasto público.

Rafalli afirma que “el gobierno ha demostrado que tiene dinero pero lo está utilizando en gastos suntuosos, celebraciones navideñas y fugaces y no en lo que es prioritario”.  

En esta línea se atreve a asegurar que la supuesta dolarización de la economía venezolana no es tal, “en virtud de las personas más empobrecidas no tienen acceso a esas divisas”, dijo.

También resalta la precarización para acceder a los recursos energéticos como el gas doméstico para cocinar y el colapso de los servicios públicos.

“Tenemos que pensar en clave de salvar a todos los venezolanos”, destacó.