Víctimas del caracazo aún esperan por justicia

el caracazo

Este 27 de febrero se cumplen 31 años de los hechos conocidos como el caracazo y por los cuales un número aún impreciso de personas fueron asesinadas por funcionarios militares que ejercieron acciones de represión por orden del ejecutivo nacional.

Iris Medina perdió a su esposo aquellos días de 1989, Wolfan Quintana recibió un disparo de fal que le quitó la vida estando en su casa junto a su esposa y su hija de tan solo 3 meses de edad.

Wolfan tenía 20 años en aquel entonces, no estaba protestando ni participando de los saqueos en las calles, de acuerdo con el relato de Iris Medina, él se encontraba en su vivinda en la avenida San Martín de Caracas el 2 de marzo cuando fue atravesado por un disparo de un arma de guerra.

Iris Medina relató que el hecho ocurrió durante el toque de queda impuesto por el gobierno de la época, encabezado por Carlos Andrés Pérez, cerca de las 6:20 de la tarde. Explicó que luego de las seis de la tarde se solían escuchar disparos indiscriminados cuando iniciaba el toque de queda y que serían los que provocaron la mayoría de las victimas registradas en ese horario después del 28 de febrero y hasta los primeros días de marzo.

Iris Medina dijo a Radio Fe y Alegría Noticias que hasta la fecha no se ha abierto ningún juicio en Venezuela por estos hechos pese a la insistencia de las víctimas, aseguró que ni siquiera le han permitido acceder al expediente de su esposo.

En 2009 la Corte Interamericana de Derechos Humanos, 20 años después de la tragedia, y en base a 45 casos que presentó Cofavic, de los 300 que logró registrar de aquellos días de febrero y marzo de 1989, emitió sentencia en la que insta al Estado venezolano a tomar una serie medidas que garanticen el acceso a la justicia, la reparación de las víctimas y las condiciones para que hechos como estos no puedan repetirse nunca más en el país, sin embargo, 11 años más tarde aún el Estado venezolano no ha dado cumplimiento al mandato de la corte.

Iris Medina, quien también es miembro fundadora del Comité de Familiares de las Víctimas de los sucesos ocurridos entre el 27 de febrero y los primeros días de marzo de 1989 (Cofavic), aseguró que hasta la fecha, desde esta organización han documentado más de 10 mil casos de ejecuciones extrajudiciales en el país.

Detalló que sobre el caracazo aún no hay cifras precisas sobre personas fallecidas, pues ellos registraron 300 casos pero el Ministerio Público habla de más de 3000 victimas, y cuando se hace referencia a las fosas comunes en la Peste se habla de otras cifras.

Uno de los exhortos que hizo al Estado venezolano la Corte Interamericana de Derechos Humanos fue la identificación de los restos humanos de quienes fueron sepultados en la peste y su entrega a familiares que aún no tienen claro cuál fue el destino de los suyos.

El caracazo sólo ha sido un discurso retórico para algunos sectores

Iris Medina dijo que desde Cofavic siempre han tratrado de dejar claro que aunque han mantenido siempre el diálogo con organismos del Estado, a quien están denunciado es al Estado venezolano.

Frente al discurso de simpatía por el caracazo manifestado por el fallecido presidente Hugo Chávez y algunos de sus seguidores, Iris Medina insisitió que su esposo no era ningún mártir, simplemente fue asesinado, no porque estaba protestando ni exigiendo alguna cosa en particular, sino estando en su casa.

Destacó que aunque Chávez quiso cumplir parte de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, lo que se avanzó no se hizo de la forma correcta, pues aunque se hicieron algunas exhumaciones, no hubo participación de expertos internacionales ni se identificaron todos los restos.

Dijo que aunque el Estado entregó algunas indemnizaciones, no todas las familias han sido atendida. Sobre su caso y los que lleva Cofavic indicó que el Ministerio Público no les reconoce dentro de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos pese a ser quienes promovieron dicho pronunciamiento acudiendo a esta instancia.