Waraos se refugian en la cestería y otras manualidades para sobrevivir

266

Las labores creativas a partir del procesamiento artesanal de la fibra de la palma de moriche y la manipulación del tronco del “sangrito”, siempre fueron parte de una expresión artística propia de los originarios waraos en Delta Amacuro.

Con la profundización de la grave crisis humanitaria con todo lo que implica desde la perspectiva de la falta de alimentos, graves impedimentos sociales, el crítico e inexistente poder adquisitivo con la moneda venezolana, los waraos han virado hacia sus propios conocimientos para intentar sobrevivir en medio de la crisis.

La cestería y la confección de chinchorros no solo representan el ingreso económico para las familias indígenas que han arribado a la ciudad, sino que es una fuente directa de alimentos que al no poseer medio para los pagos electrónicos, optan por cambiarlos directamente por víveres

En Tucupita, como en cualquier lugar de Venezuela, el dinero en efectivo es escaso, y solo se reserva para el pago de pasaje en el transporte público, y la compra de algunos productos puntuales en el mercado municipal.

Los waraos caminan las calles con su creaciones a cuestas, y al final del día la venta mínima permite llevar a casa, al menos, la ración de comida del día y parte del que viene.

Además del aprovechamiento del conocimiento en cestería y tejidos, la práctica se ha hecho cada vez más extensa, al punto de que más personas se muestren dispuestas a aprender el arte de la cestería, tejidos y confección de todo tipo de arte sobre madera y otros.

La confección de cestas y tejidos solo era una profesión de las expertas de la familia que generalmente eran las abuelas. En medio de la crisis, y el despertar del interés de las nuevas generaciones, familias enteras se forman para ejercer estas actividades con fines comerciales.

Usado para adornar espacios. Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.
Arte sobre madera a partir del tronco del sangrito, imita la forma de una embarcación fluvial con un motor fuera de borda, los niños suelen jugar con ellas. Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.