Yajaira: una abogada que se reinventa haciendo panes y tortas en Mérida

Yajaira Mérida
Yajaira D´Jesús/Cortesía

Ante la crisis actual que vive el país, sobre todo por los bajos salarios que percibe la mayoría de los venezolanos, Yajaira D’ Jesús, abogada y empleada desde hace 3 años de la Contraloría del municipio Libertador de Mérida ha tenido que reinventarse ante las adversidades, y aunque recibe ayuda de su hija que vive en Chile, dice que no es suficiente para palear la inflación.

Con una visión positiva, entusiasmo y espiritualidad, D’ Jesús, quien reside en la urbanización “San Cristóbal” de la parroquia Domingo Peña, ha decidido emprender otra labor como panadera y repostera aparte de su trabajo como abogada de una institución pública y el ejercicio privado redactando documentos legales.

En la vivienda de Yajaira D Jesús, ubicada en la urbanización San Cristóbal habita su padre y su hermano junto a ella. En este hogar ella elabora los fines de semana panes y tortas por encargo. Foto: Rossana Mosquera/Radio Fe y Alegría Merideña

“Los fines de semana hacemos por encargo panes, algo de repostería y algunos documentos que salen por ahí para hacer como abogado y uno que otro proyecto que hace mi hermano, con eso más o menos lo hemos sabido sobrellevar, no tenemos un buen estilo de vida sino para sobrevivir”, apuntó D’ Jesús.

La COVID-19 también llegó a la familia D’ Jesús

Yajaira explicó, a través de Radio Fe y Alegría Noticias, que tuvo que parar recientemente este emprendimiento como abogada, panadera y repostera decidiendo vender parte de los artículos de su hogar para adquirir suficiente dinero y con ello costear los gastos de sus dos hermanos, quienes recientemente fueron diagnosticados con COVID-19.

Aunque uno de ellos ya no está en peligro, el otro hermano tuvo serias complicaciones debido a que el Coronavirus le ocasionó neumonía y actualmente se encuentra en tratamiento para superar esta enfermedad.

La familia de Yajaira D’ Jesús ha tenido que vender parte de los artículos de su hogar para cubrir gastos de medicamentos, exámenes de laboratorio, placas, entre otros insumos para poder palear la COVID-19 de sus 2 hermanos. Foto: Rossana Mosquera/Radio Fe y Alegría Noticias

Yajaira D’ Jesús indicó que el tratamiento para sus hermanos que comprende desde una prueba COVID-19, medicamentos, placas, médicos y exámenes de laboratorio les costó 500 dólares y la venta de panes y tortas sólo les da para sobrevivir.

Ellos han tenido que pedir dinero prestado y ayudas a familiares que se encuentran en el extranjero para poder cubrir los tratamientos.

“Estos dos últimos años con la pandemia ha sido más fuerte, con los sueldos que devengamos es muy difícil, en mi familia más todavía porque dos de mis hermanos les dio COVID-19 y los gastos son elevados y hemos tenido que vender algunas cosas de la casa que ya no se usaban y estaban en buenas condiciones”, comentó D’ Jesús con tono triste.

Aquí aparece con su hija

Adaptarse ante las tragedias  

La capacidad que tiene D’ Jesús para sobreponerse a circunstancias de adversidad han sido infinitas, pues su madre quien se llamaba Aidé de D’ Jesús falleció en el año 2018 de un cáncer. Sin embargo, durante todo este tiempo ha demostrado Resiliencia para superar la pérdida de su ser querido.

Su padre Hugolino D’ Jesús, quien es abogado y profesor jubilado de la Universidad de Los Andes (ULA), padeció en el año 2019 de un cáncer en la boca, el cual pudo superar con el pasar de los años ya que la operación y los tratamientos fueron costeados, para aquel entonces, gracias a un seguro médico y la pensión que recibe de esta casa de estudio.

Esta es la urbanización donde habita Yajaira D’ Jesús donde también vivía su madre Aidé D’ Jesús hasta el ano 2018 la cual fue diagnosticada con cáncer. Foto: Rossana Mosquera/Radio Fe y Alegría Noticias.

Pese a que se muestra Resiliencia en la familia D’ Jesús sigue persistiendo un vacío por la ausencia física de su madre y también la ida de su hija, la cual migró hace más de 6 años a Chile y no la ve desde ese tiempo, sólo comparte con ella por video llamadas.

Pese a las vicisitudes que han pasado como familia dijo que se preparan de la mejor manera para celebrar así sea “con un pan y una ensalada” el 24 y 31 de diciembre, para no dejar pasar esta festividad.

La fe puesta en Dios y la Virgen Rosa Mística ha hecho que esta familia persista y se mantenga erguida ante las adversidades. Yajaira espera que el próximo año inicie con el cese de la pandemia y que la situación económica mejore para todos los venezolanos donde la mayoría se acuesta sin un bocado de comida.

También anhela que su hija y todos los que se encuentran fuera del país retornen pronto a una Venezuela segura y sin problemas como en otrora solía ser.