Zulianos realizan una “labor titánica” para ver la Copa América

plantas-electricas-zulia
Foto: El País.

En horas de la noche del martes 18 de junio en el Barrio Marisabel de Chávez se escuchaban gritos en una sola cuadra. Provenían de una tienda cuyo dueño prestó su planta eléctrica para el juego entre Venezuela y Brasil.

En esta comunidad zuliana, ubicada en el kilómetro 12 vía Perijá, sólo hay 12 horas diarias de electricidad, en los horarios de 2:00 de la mañana a 8:00 de la mañana, y 2:00 de la tarde a 8:00 de la noche. Por ello, quienes allí residen no han podido disfrutar de la Copa América con tranquilidad, salvo los que van a buscar refugio en este abasto.

En otras zonas y municipios zulianos el horario es a la inversa. Ambos racionamientos se aplican luego de que, semanas después del apagón nacional del 7 de marzo, se anunciara un cronograma de 6 x 6, que se cumple parcialmente pues en algunos lugares hay cortes diarios de hasta 18 horas.

Algunos fanáticos no cuentan con abastos “solidarios” en sus comunidades, por lo que tienen que resolver de otras maneras.

Alexis es de Maracaibo ha visitado en par de ocasiones un pequeño centro de apuestas en el que hay luz entre las 2:00 de la tarde y las 8:00 de la noche. “Ahí vi el Argentina contra Colombia”, cuenta. “Estaba full de gente que tenía un escándalo montado”. Karen, por su parte, se fue con su mamá a un restaurante del municipio San Francisco, donde afortunadamente “nos dejaron estar sin consumir”, para disfrutar del primer juego de la Vinotinto el pasado 15 de junio.

En Machiques de Perijá el primer fin de semana del torneo tuvieron suerte: la luz no se fue desde el sábado hasta el lunes. Jesús Viloria, habitante de este municipio, sospecha que esta “suerte” fue provocada por una visita inesperada del Gobernador Omar Prieto.

“Veo los partidos en diferido o los veo empezado, o simplemente no los veo y me entero por redes sociales”, señala Viloria sobre la estrategia que ha aplicado desde el lunes cuando los cortes volvieron a la normalidad.

Pero están los que no han visto ningún juego, bien sea por cortes fuera de los horarios establecidos, fallas en las cableras privadas que se presentan desde el primer apagón nacional o porque se les quemó el televisor con los bajones de luz que se registran en la entidad desde hace meses.

Iraní representa, lamentablemente, uno de estos últimos casos, así que no ha visto ni la Copa, ni ninguna otra cosa. “Estoy que descargo las publicidades de televisión a mi teléfono para escucharlas, porque extraño la televisión”, afirma entre risas. Otro de sus métodos para superar esta crisis personal ha sido buscar series que pueda ver en su laptop.

Esta pesadilla para los amantes -y no tan amantes- del fútbol no es nueva: en 2018 el Zulia, a diferencia de otros estados, también padeció una crisis eléctrica. Durante el Mundial de Rusia 2018 cientos de ciudadanos se acumulaban en centros comerciales con plantas eléctricas para disfrutar de los partidos.

Para Viloria ver la Copa América desde el Zulia es una “labor titánica”.