20 trabajadores de Fe y Alegría Oriente han renunciado solo en enero

En las 19 escuelas de Fe y Alegría en el oriente de Venezuela los datos evidencian la crisis en el sector educativo y revelan números sorprendentes.

Fe y Alegría está presente en esa zona del país en los estados Anzoátegui, Monagas, Sucre y Nueva Esparta.

El director de la región Oriente del Movimiento de educación popular, Yolmer Meza, aseguró que sólo en los primeros 28 días de enero de 2020 han renunciado 20 personas entre docentes y obreros.

Destacó además que de septiembre de 2019 al 27 de enero de 2020, han quedado vacantes 132 cargos entre docentes y obreros.

Las áreas más afectadas son las de docentes integrales y especialistas en las materias de matemática, biología, educación física.

Por otro lado, el porcentaje de asistencia de estudiantes apenas llega al 53% en los últimos meses. Es decir, el 47% de los alumnos de estas escuelas no ha regresado a clases desde las vacaciones por Navidad.

Meza indicó que solo 10 de las 19 escuelas de Fe y Alegría oriente cuentan con el servicio de comedor y esto gracias al aporte de los padres y representantes.

La matrícula estudiantil de Fe y Alegría oriente es de 14 mil 875, mientras que hay 1.286 docentes.

En el caso de las renuncias, se ha logrado reemplazar a los que se ausentan de forma rápida para garantizar la continuidad de la actividad estudiantil y facilitar la formación educativa de los estudiantes, informó Meza.

¿Cuál es el destino de los docentes?

Según Meza, un porcentaje considerable de educadores que renuncian, se van a trabajar a las minas ubicadas en el estado Bolívar, mientras que otros migran a otros países. Inclusive, un grupo es llamado a formar parte de algún ministerio y deben asumir sus roles de funcionarios del gobierno nacional.

Creatividad de Fe y Alegría en medio de la crisis

“Se planifican paletas de desarrollo múltiples, proyectos de comprensión para que el docente tenga materiales y las cosas a la mano, y para que simplemente puedan ejecutar”, informó Meza.

Esta práctica “facilita a los estudiantes a desarrollar las competencias necesarias para aprender subsistir en la vida”, según Meza.

Fe y Alegría ha aplicado una política de asistencia para garantizar el transporte a profesores y estudiantes, dado que el pasaje mínimo puede llegar a costar hasta 10 mil bolívares. El docente con más alto rango puede llegar a gastar hasta 400 mil bolívares solo en pasaje, cuando su salario base es de 200 mil bolívares.

Apoyo con donativos y fármacos

El Movimiento de Educación Popular y Promoción Social también ha implementado la ayuda a todo su personal de educación con el objeto de brindarle asistencia médica.

“Desde la zona Oriente en el año escolar pasado se apoyó a 87 docentes para exámenes médicos, especializados, pruebas de cáncer. Se ayudó a los hijos de docentes para saber si tenían problemas de riñones, se consiguieron kits para que pudieran operarse. Se les apoyó para exámenes de tomografías para trabajadores docentes u obrero que padecieron Accidentes Cerebro Vascular”, dijo Meza.

Yolmer Meza aseguró que la ayuda de los padres y representantes ha sido fundamental para mantener activas y en buenas condiciones los centros educativos de Fe y Alegría.

Con sus aportes se lograron mantener la buena iluminación, reparación de pupitres, pintura, adquisición de alimentos y otros costos operativos para que en las escuelas de Fe y Alegría se respire esperanza.