25 años al servicio de los abuelos

Desde 1994, la Fundación Amigos de la Tercera Edad sirven como voluntariado en la parroquia La Vega, de Caracas. Y, en medio de la emergencia humanitaria que hay en Venezuela, han mantenido su actividad con el apoyo de la fundación Óscar Yánez y la fundación Caracas Comida.  

Senobia Tovar, directora general de la fundación Amigos de la Tercera Edad. Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

La fundación Amigos de la Tercera Edad cuenta con servicio médico, una sala de rehabilitación y la asistencia de una fisioterapeuta los lunes, miércoles y viernes, con capacidad para atender de forma gratuita a 15 pacientes diarios.

Por otra parte, con la ayuda de la Universidad Católica, también suministran medicamentos disponibles para tratar algunas afecciones crónicas, porque el costo de las medicinas supera los 70 mil bolívares.

Una de las actividades más reconfortantes que han hecho ha sido la recolección de ropa usada e insumos para su almuerzo navideño, con la presencia de grupo musical para que los abuelos pasen un momento ameno.

En el grupo de voluntarios están algunos abuelos que se ofrecen para el resguardo de la puerta principal, compra de alimentos, descarga de alimentos y movilización de insumos dentro de la sede la fundación.

Con altibajos, pero pa’ lante

Durante los 25 años de actividad han habido momentos de altibajos; uno de ellos, fue la eliminación del financiamiento del comedor para abuelos que otorgaba el Instituto Nacional de Gereatría (Inager).

En ese sentido, Senobia Tovar, directora general de la fundación, rescató la importancia de un trabajo constante para superar las crisis y sobreponerse a las dificultades.

Hasta este 2019, la fundación Amigos de la Tercera Edad atiende a 180 abuelos que comen tres veces a la semana: lunes, miércoles y viernes.

Tovar explicó que ha sido imposible, al menos por ahora, instaurar la entrega de comida durante los siete días de la semana.