50 años de cárcel a miembros de secta por masacre indígena en Panamá

José González (i) sigue a su hija de 5 años, cargada por un oficial de policía, cuando salen de un hospital en Santiago, Panamá, el jueves 16 de enero de 2020. La esposa de González y cinco de sus hijos se encuentran entre siete personas asesinadas en un ritual religioso en la comunidad indígena Ngabe Bugle. Foto: AP

Varios miembros de una secta panameña fueron sentenciados a penas que suman 444 años de cárcel por matar a golpes y machetazos, en 2020, a seis niños y una mujer embarazada en una comunidad indígena.

En un comunicado, la fiscalía panameña señalo que el Tribunal de Juicio estableció la condena máxima, de 50 años de prisión, para cada una de las siete personas.

Los acusados serían los responsables de la matanza ocurrida en la comunidad indígena de El Terrón el 14 de enero de 2020.

Según la fiscalía, durante el juicio oral en un tribunal de la localidad de Changuinola, en la provincia de Bocas del Toro, se logró probar la culpabilidad de los acusados con más de 30 pruebas.

“Se impuso una pena acorde con los hechos criminales”, señaló el fiscal superior Humberto Rodríguez.

Las acusaciones relatan que los condenados, pertenecientes a la denominada iglesia “La Nueva Luz de Dios”, amarraron a sus víctimas y las golpearon con palos, biblias y machetes para “sacarles el demonio”, durante un ritual celebrado en la comunidad de difícil acceso de El Terrón, en la comarca indígena Ngäbe Buglé.

Seis menores indígenas, entre uno y 17 años, murieron, al igual que una mujer embarazada con sus cinco hijos.

Varios presentes en el ritual lograron escapar heridos y alertar a la policía, cuyos agentes acudieron a la iglesia para detener a los autores.

Fuente: afp, @PGN_PANAMA