«A fondo» ordenó Maduro revisar relaciones con España

Foto. VTV

En medio de la plenaria que clausura el llamado Congreso Bicentenario de los Pueblos en el teatro Teresa Carreño de Caracas, el presidente de la república rechazó la presencia de la canciller española Arancha González en la frontera de Cúcuta con Venezuela por considerar que la diplomática irá «a declarar a favor de la política xenofóbica que tiene el gobierno de Colombia contra los venezolanos».

En ese sentido, el mandatario ordenó a su equipo diplomático revisar «a fondo» el estatus de las relaciones que Venezuela mantiene con España en diferentes ámbitos.

«Se lo advertimos al gobierno de España, ya basta de agresiones, vamos a responder de manera contundente a cualquier agresión sea de palabra, sea de acción, sea diplomática, sea política», enfatizó el gobernante.

Este anuncio suma otro punto más en las álgidas tensiones recientes entre la Unión Europea y el gobierno de Venezuela.

Luego del anuncio de la expulsión de la embajadora Isabel Brihlante del país, el canciller venezolano Jorge Arreaza le entregó una nota de protesta a los representantes diplomáticos de Francia, Alemania, Países Bajos y España, por considerar que estos 4 gobiernos influyeron negativamente en las nuevas sanciones que impuso el organismo europeo contra 19 funcionarios venezolanos.

González, por su parte, a su arribo a Colombia este viernes dijo que la expulsión de la representante de la UE en Venezuela había sido «inútil».

La Ministra española llegó este sábado 27 de febrero a la ciudad de Cúcuta, acompañada de la canciller colombiana Claudia Blum, con el fin, entre otros propósitos, de conocer la situación de los migrantes venezolanos en esa zona fronteriza.

En su alocución de este sábado Maduro enfatizaba, vehementemente, que la Ministra de Asuntos Exteriores española no es bienvenida en América Latina, pese a que su presencia estos días en Colombia obedece a una invitación expresa del presidente Iván Duque.

Aseveró que «ya basta de este abuso, de posiciones de doble rasero, de la canciller española favoreciendo a los paramilitares colombianos».

Conminó a González que también hablara de las masacres «de líderes sociales, de miles de colombianos», y se preguntó por qué razón va directo a Cúcuta, Departamento Norte de Santander «a hablar mal de Venezuela, váyase al Mediterráneo y busque y dele refugio a los miles de africanos que mueren cruzando el Mediterráneo».