Agarrar el transporte público en Mérida se ha vuelto una odisea

Foto: Radio Fe y Alegría Noticias | Archivo

Luego de que la junta directiva del sector transporte en Mérida y el presidente del Consejo Legislativo prohibieran la circulación de unidades con pasajeros de pie, usuarios éstos deben esperar hasta 3 horas en las paradas para tomar una unidad.

Algunos merideños señalaron a Radio Fe y Alegría Noticias que trasladarse desde el municipio Campo Elías al Libertador se ha convertido en una “odisea” y deben hacer todas las diligencias en un día, debido a que el transporte público no circula martes ni jueves en resguardo de los usuarios, choferes y colectores.

Olga Mogollón, habitante del municipio Campo Elías, indicó que regularmente sale a tomar un bus cerca de su residencia para comprar alimentos más económicos en el centro o hacer alguna diligencia.

“Cada vez que salgo debo esperar en la parada de la línea Ude Ejido más de 2 horas en cola. El largo de la cola es de 3 cuadras aproximadamente y bajar hasta mi casa es otro dolor de cabeza. Entonces cuando logro subir al centro, aprovecho de hacer todo”, apuntó.

Por su parte, Raúl Guerrero señaló que la medida implementada es “absurda” pues de nada sirve que el transporte público trabaje hasta las 5:00 de la tarde y mantener un distanciamiento relativo dentro del bus e ir todos sentados, cuando en la cola todos están amontonados y dentro de la unidad llevan a una persona muy cerca.

“Está mal la medida porque no habilitan más unidades. Tenemos un distanciamiento relativo en el bus y digo relativo porque dentro de la unidad uno va sentado al lado de otra persona extraña rozándole el brazo a uno, sin saber si está o no contagiada de la COVID-19”, explicó.

Los usuarios indicaron que las busetas piratas han salido a flote luego de las medidas implementadas, sin embargo, aclararon que cobran «excesivamente caro» hasta el centro de Mérida golpeando el bolsillo de los usuarios.