Al menos 21 muertos en atentado en una mezquita de Afganistán

144

Al menos 21 personas murieron y 33 resultaron heridas en un atentado con explosivos en una mezquita repleta de fieles en Kabul, capital de Afganistán.

La explosión se produjo este miércoles 17 de agosto durante la oración de la tarde, dijo el portavoz de la policía de Kabul, Khalid Zadran, en un comunicado, según EFE.

“La explosión fue causada por explosivos colocados en el interior de la mezquita”, indicó el portavoz. Todavía ningún grupo reivindicó el ataque.

La ONG italiana Emergency, que opera un hospital en Kabul, afirmó que recibió a un total de 35 personas víctimas de la explosión, de las cuales tres murieron.

“La mayoría de pacientes que hemos recibido tras la explosión en la mezquita sufren heridas de metralla y quemaduras. Operamos toda la noche. Había nueve niños entre las personas que recibimos”, precisó en un comunicado el director nacional de la oenegé, Stefano Sozza.

La misión de Naciones Unidas en Afganistán lamentó en Twitter que “la seguridad se deteriora” en el país y lamentó que ha habido “una serie inquietante de atentados con bombas que han matado y herido a más de 250 personas en las últimas semanas, el mayor número mensual de víctimas civiles en un año”.

La mezquita que fue blanco de los ataques se encuentra en el distrito sunita del noroeste de Kabul, y también tiene una escuela coránica.

El edificio estaba rodeado este jueves por talibanes armados, también presentes en las calles circundantes, controlando el acceso.

El EI, un desafío para los talibanes

Hace una semana, un atacante suicida hizo detonar una bomba dentro de una madrasa en Kabul, matando a un alto clérigo talibán, Rahimullah Haqqani, y su hermano.

El religioso era conocido sobre todo por sus discursos encendidos contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que reivindicó el atentado.

Aunque la toma del poder de los talibanes hace un año ha disminuido la violencia en Afganistán, el país sufre regularmente ataques.

En agosto se produjeron varios ataques mortíferos y una serie de atentados con bombas, sobre todo a fines de abril, durante el mes sagrado de ramadán, y a fines de mayo, en los que murieron decenas de personas.

La mayoría de los ataques son reivindicados por el EI, habitualmente dirigidos a minorías como los chiitas, los sufíes o los sijes, pero también contra los talibanes.

Un desafío de seguridad

Los talibanes aseguran que han derrotado a este grupo yihadista, pero los expertos aseguran que el EI sigue siendo un desafío de seguridad para el movimiento islamista.

Aunque ambos son islamistas sunitas radicales, talibanes y EI se han convertido en acérrimos rivales con importantes divergencias ideológicas y estratégicas.

El ataque del miércoles ocurre antes de una importante reunión este jueves de más de 2.000 clérigos religiosos y líderes talibanes en la ciudad meridional de Kandahar, la cuna del movimiento.

En un comunicado a los medios, un portavoz talibán dijo que “se tomarán importantes decisiones en la conferencia”.