Aumenta la violencia en Ecuador

142

El Gobierno de Guillermo Lasso decretó el estado de excepción y toque de queda en las provincias Guayas y Esmeraldas tras varios enfrentamientos entre policías y delincuentes.

En un mensaje televisado este jueves por medios ecuatorianos, el presidente aseguró que los “actos de sabotaje y terrorismo” son, “por así decirlo, una declaratoria de guerra abierta contra el Estado de derecho y el gobierno” y dio la orden a las autoridades para que actúen “con dureza dentro del marco de la ley”.

Lasso también informó sobre la intervención de la Penitenciaría del Litoral en donde localizaron armas, municiones, explosivos y sistemas ilegales de comunicación.

En su alocución, el mandatario ecuatoriano lanzó una advertencia y afirmó que “las fuerzas del orden van a intensificar las acciones” contra los violentos, pero “cuidado con apelar a los derechos humanos para solapar la delincuencia”.

En los ataques con explosivos, que según las autoridades son en respuesta al traslado de presos que estaban en cárceles superpobladas y violentas, murieron al menos dos policías mientras otros dos resultaron heridos.

Agencias de noticias reportaron que el comandante de la policía, Fausto Salinas, informó que en la madrugada del miércoles hubo seis en diferentes regiones de Guayaquil, dos de ellas cerca de gasolineras.

Traslados

El medio El Comercio informó que el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) trasladó a 1.002 internos de la Penitenciaría del Litoral hacia otras cárceles de Ecuador.

Para el mandatario Lasso, la violencia desatada en el país y en las cárceles se debe a represalias de las bandas de narcotraficantes por su lucha contra el tráfico de estupefacientes.