Aumentan las muertes por enfermedades en los centros penitenciarios de Venezuela

Foto: cortesía.

La directora del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Carolina Girón, informó que en el 2019 fallecieron 104 presos en los centros penitenciarios del país, de los cuales 66 murieron por agravamiento de sus condiciones de salud.

Durante la presentación del Informe Anual 2019 del OVP, Girón expresó que ha habido un aumento de decesos por salud en comparación al 2017, cuando de los 143 decesos registrados, 28 perecieron por el deterioro de su salud; al igual que en 2018 cuando ocurrieron 291 muertes, de estas, 40 se produjeron por enfermedades.

Explicó que dicho marcador se encuentra en ascenso a causa de la desnutrición que tienen los reclusos, provocando que estos no tengan las defensas inmunológicas suficientes para enfrentar, enfermedades erradicadas del país como la tuberculosis «típica en los sitios con hacinamiento», al igual que enfermedades respiratorias.

«Estamos viendo que esta situación aumenta con el paso de los años y por eso es que lo estamos denunciando, primero porque hay un problema de acceso a los alimentos en los centros penitenciarios, y segundo porque también hay problemas para el acceso a la medicina y la atención médica»

Carolina Girón

Indicó que desde 1999 al 2019 han muerto 25 mil 89 presos en centros penitenciarios del país debido, según Girón, a la violencia y enfermedades.

La directora del OVP también resaltó que en Venezuela el hacinamiento está por el orden del 160%, ya que al 2019 se registró una capacidad instalada de 26 mil 238 cupos, cuando la población penitenciaria ese año fue calculada en 43 mil 992.

En ese sentido expresó que del 2002 al 2018 fueron cerrados 8 centros penitenciarios por el Ministerio de Servicios Penitenciarios:

  • El Junquito.
  • La Planta.
  • La Cárcel Nacional de Maracaibo.
  • La Penitenciaría Nacional de Venezuela.
  • El Internado Judicial de San Juan de los Morros.
  • El Internado Judicial Barinas I.
  • El Internado Judicial de Apure.
  • El Internado Judicial Rodeo I.

«Todos estos centros fueron desalojados, allí no hay presos, mientras que en 14 establecimientos tenemos 40 mil presos ingresados»

Carolina Girón

Girón refirió que a pesar de la clausura de estos ocho centros de reclusión no se han construido más para así disminuir la capacidad de atención creando mayor hacinamiento, lo que trae como consecuencia el colapso de los calabozos policiales.

Aseguró que existen personas condenadas que cumplen su pena en centros de detención de corta permanencia (denominados calabozos policiales) sin tener opción a una medida alternativa de cumplimiento, como la redención de la pena por trabajo y estudio, porque allí no ofrecen programas educativos.

Las mismas condiciones para las mujeres

Girón dijo que en Venezuela el 6% de la población penitenciaria corresponde a las mujeres privadas de libertad, este porcentaje equivale a 2 mil 526 mujeres que se encuentran tras las rejas, y que a pesar de que este porcentaje es muy inferior al de sus pares masculinos, estas no poseen una realidad demasiado distinta en cuanto a los niveles de hacinamiento.

En Venezuela hay 17 espacios para mujeres privadas de libertad, de estos solo el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF) en los Teques, estado Miranda, fue diseñado con el propósito de albergar una población femenina, el resto de los centros son anexos de los internados de reclusión masculinos.

Comentó que esos anexos son lugares habilitados «que no tienen una infraestructura idónea, especialmente si consideramos que muchas de estas mujeres, durante determinados espacios de tiempo, se encuentran privadas de libertad junto a sus hijos menores, los cuales no tienen allí las condiciones de permanencia adecuadas».

La capacidad instalada de estos 17 centros es de 2 mil 154 plazas, pero de acuerdo con los registros del OVP la cifra de las privadas de libertad para el año 2019 asciende a 2 mil 526, una sobrepoblación del 15%, lo que implica un riesgo moderado de acuerdo con los estándares internacionales sobre el hacinamiento en materia penitenciaria.