«Aunque crezcan las dificultades Fe y Alegría siempre dice presente» (+video)

Capture

Con esta frase cerró su presentación sobre la «rendición de cuentas» de lo que se hizo durante este año escolar el director general del Movimiento de Educación Popular Fe y Alegría, P. Manuel Aristorena.

En la exposición el sacerdote jesuita afirmó que en todo momento Fe y Alegría «ha cumplido y seguirá cumpliendo». Reseñó que en este período académico pudieron atender en todo el país a más de 115 mil participantes, contando los 107.341 en las escuelas, un poco más de 4 mil en IRFA, 3.500 en los institutos de educación universitaria y un poco más de 2000 en el programa de capacitación laboral.

Desglosó que todos los equipos pedagógicos y directivos del Movimiento en Venezuela han sido creativos en el diseño de estrategias para atender a estudiantes, docentes y familias.

En ese sentido, especificó que se ejecutaron diversos modos de atención que consistieron en el trabajo virtual, en algunos casos, la atención personalizada en aquellos lugares donde no había posibilidades de conectividad «pero siempre resguardando las medidas de bioseguridad».

También mencionó la impresión de guías de aprendizaje, el uso de la red de radios de Fe y Alegría y otras aliadas para el programa La Escuela en La Radio, además de las visitas a las casas en los casos donde los niños no podían salir de ellas.

Aristorena igualmente destacó el cultivo de la espiritualidad en todo el proceso pedagógico, desde la cual se desarrolló el programa con Dios en el camino, tanto para los participantes como para los maestros y las comunidades.

Alabó que «ha venido creciendo muchísimo la relación escuela comunidad». Reveló que mediante la ayuda de algunas organizaciones nacionales e internacionales se logró llevar alimentación «a casi 26 mil estudiantes», un logro en medio de estas circunstancias difíciles.

Reconoció de igual modo que en la mayoría de las 177 escuelas en todo el país se pudieron hacer mejorías en los sistemas de agua, saneamiento y mantenimiento de la infraestructura.

Para el jesuita «tenemos que agradecer a mucha gente que ha hecho posible llegar a fin de curso con la frente en alto y la convicción de que @FeyAlegriaVE cumplió»

También con un sentimiento de tristeza

El director general de Fe y Alegría dijo al inicio de su intervención que llegaba a este balance con dos sentimientos. El primero, ya compartido, es de alegría y satisfacción por lo alcanzado.

Pero también confesó que siente tristeza porque entre tantos inconvenientes porque no pudieron atender al 15% de sus estudiantes bajo ninguna forma.

Lamentó que tal vez muchos de ellos «se hayan ido a la economía informal para poder sostener a sus familias».

También reseñó como un pesar que el 30% de los estudiantes de Fe y Alegría no pudieron tener acceso a la internet para proseguir con efectividad sus clases y momentos de aprendizaje.

Maestros fuera de serie

En la rueda de prensa también participó la profesora Yameli Martínez, coordinadora del área de pedagogía y programa de ciudadanía, e informó que durante este año escolar lograron permanecer más de 7 mil maestros.

Y justamente el P. Aristorena resaltaba que los docentes de Fe y Alegría, aunque ganen un «sueldo miserable», «son unos maestros fuera de serie porque en ellos lo que impera es la mística y la vocación para atender a sus muchachos» en cada uno de los centros educativos del Movimiento.

En Fe y Alegría también se han hecho esfuerzos para compensar en algo estas deficiencias remunerativas a través del llamado salario emocional, que consiste en jornadas de motivación a todos sus trabajadores «pero también hemos apoyado con algunas ayudas económicas, que siempre son pequeñas, compra de teléfonos y otras herramientas».

Ante esta realidad exhortó también a las autoridades nacionales y del Ministerio de Educación no solo a hacer todos los esfuerzos para optimizar los ingresos de todos los docentes sino también a garantizar, por ejemplo, jornadas de vacunación antes del anunciado retorno a clases presenciales.

Remarcó que «tienen que crearse condiciones nacionales para el regreso a clases de manera presencial».

En la presentación también participaron, contando sus experiencias, los educadores Damián Quiroz, de la ETI San José Obrero, y Basby González Taborda, del colegio P. José María Vélaz.