Barcelona y el denso aire que van dejando los independentistas

Cataluña vive días difíciles en medio del intento de independizarse de España, que promueven grupos políticos, y que es rechazado por el Estado español por considerar que es una afrenta a la constitucionalidad.

Antes de la protestas de los últimos días, que han incluido acciones violentas, detenciones y actos condenatorios en los tribunales a los llamados “independentistas”, existen varios hechos que marcan el inicio de la pugna separatista, entre los que están principalmente: la mancomunidad catalana (1912-1923); y el Estatuto de Autonomía de Catalaluña (1923). Ambos son proyectos de autogobiernos.

Desde el 2012 se ha mantenido activo una acción política y social encabezada por la Comunidad Autónoma de Cataluña y han logrado varias acciones significativas como: las elecciones plebiscitarias del 2015; el referéndum de independencia del 2017; y la aprobación del parlamento de Cataluña, lo cual constituyó una declaración unilateral de independencia.

En este contexto, en febrero de 2019 el gobierno español inició el denominado “Juicio Procés”, cuya sentencia contra los independentistas provocó las primeras protestas violentas en esta entidad.

Aunque las acciones independentistas han sido argumentadas por razones políticas e históricas, dentro de los debates se asoma el supuesto interés de un grupo hegemónico por mantener su poder y beneficios.

La cara humana tras los cascos de la UIP española

Algunos funcionarios aseguran que en los 29 años de existencia de la UIP, las protestas en Cataluña han sido las más complejas. Foto: Agencias.

Tras el inicio de las protestas en Barcelona y otras ciudades de Cataluña, los funcionarios policiales y militares fueron sometidos a horas continuas de enfrentamientos contra grupos radicales en las calles de Cataluña.

Para contrarrestar manifestaciones de naturaleza violenta, el gobierno de España creó en diciembre de 1989 la Unidad de Intervención Policial (UIP), un órgano dependiente del Cuerpo de la Policía Nacional.

Luego de la cabalgata antidisturbios, un grupo de policías de la UIP han retornado a su comando en Madrid, Valencia y Vigo.

Atrás van quedando estelas de combates que muestran las máscaras, los escudos y las bolladuras de los vehículos policiales que fueron objeto de agresiones a la fuerza pública.

Rescates de compañeros sitiados por activistas independentistas radicales, lanzamiento de un bidón contentivo de un material inflamable, policías heridos, y horas sometidos a contrarrestar la fuerza de las masas en las calles para evitar más destrozos y violencia de lo que ha ocurrido: estos detalles son los que ubican a estas protestas como el máximo combate en 30 años, destaca El Independiente.

Aire de temor en Barcelona

7,3 millones de euros en pérdidas, temor a un repunte de protestas violentas y recepción económica a partir de los efectos colaterales de las destrucciones de infraestructura con incidencia en las carteras de las empresas privadas: ese el aire que va quedando en Barcelona.

José Luis Ávalos, ministro de Fomento de España, informó que el costo de reparación y reposición de algunas infraestructuras podría costar 2,1 millones de euros solo en estructuras ferroviarias, carreteras, autopistas y aparcamiento.

Por su parte, Lorena Roldán, candidata a la presidencia de la Generalitat y portavoz del parlamento de Cataluña, señala a Quim Torra como el responsable de las acciones violentas e insta al gobierno español a detenerlo de forma urgente. Torra es un abogado, escritor y político defensor de la ideología independentista catalana.