Barreto sobre caso Acosta Arévalo: lo más horrible es que gente de izquierda lo justifica

El exalcalde de Caracas y coordinador de la organización política Redes, Juan Barreto, condenó que funcionarios de alto rango hayan calificado de terrorista al capitán de marina Rafael Acosta Arévalo sin haberse realizado un juicio, “es una violación fragante de la Constitución”.

“Decir que este ciudadano (Acosta Arévalo) era un terrorista sin que haya habido un juicio, solamente porque un funcionario de alto rango se pronunció contra él y lo descalificó, es una violación fragante de la Constitución que tanto nos costó y que fue la bandera de Chávez”, expresó en Radio Fe y Alegría Noticias.

Barreto dijo que la carta magna venezolana es una de las pocas en el mundo que contempla un capítulo especial sobre Derechos Humanos “y si algo llevó a Chávez al poder fue la defensa de los derechos humanos por la manera violenta que se habían violado en la cuarta república”.

El también abogado criticó que el Estado justifique violar las leyes y la Constitución cometiendo un delito mayor, “el que piense de esa manera está bien equivocado. No es de izquierda, no es demócrata, no es revolucionario, no es chavista ni es nada”.

El capitán de marina, Rafael Acosta Arévalo fue detenido el 21 de junio por hombres armados sin identificar y estuvo en paradero desconocido durante siete días. Dado que su familia y sus abogados no fueron informados de su paradero a pesar de repetidas solicitudes, su caso puede constituir una desaparición forzada, prohibida bajo la ley internacional.

Dado que su familia y sus abogados no fueron informados de su paradero a pesar de repetidas solicitudes, su caso puede constituir una desaparición forzada, prohibida bajo la ley internacional.

El 28 de junio, fue llevado ante un tribunal militar por miembros de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) junto a otros cuatro militares y dos exfuncionarios de seguridad acusados de conspirar para asesinar al presidente Nicolás Maduro.

Según su abogado, Alonso Medina Roa, el capitán Acosta Arévalo fue presentado ante el juez en silla de ruedas, fue incapaz de hablar y mostraba claros signos de haber sido torturado. El juez lo mandó a un hospital militar, donde murió en la madrugada del 29 de junio.

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, manifestó el lunes 1 de julio su preocupación por la muerte bajo custodia del Estado venezolano del capitán de marina retirado Rafael Acosta Arévalo tras ser supuestamente torturado.

Destacó que es imperativo que las autoridades venezolanas lleven a cabo una investigación rápida, exhaustiva, eficaz, independiente, imparcial y transparente de su muerte.

Posteriormente, el 1 de julio el Ministerio Público mediante un comunicado informó que dos militares fueron imputados por la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo.

Se trata del teniente Ascanio Antonio Tarascio y el sargento Estiben Zarate, como presuntos responsables del hecho.

Tanto Tarascio, de 23 años, y Zarate, de 22, ambos integrantes de la Guardia Nacional, son imputados por el delito de “homicidio preterintencional con causal”.

Los guardias nacionales permanecerán recluidos en la sede del Dgcim en Caracas, donde estaba detenido el capitán de corbeta.

“Fue brutalmente torturado”

El periodista Eligio Rojas publicó este miércoles parte del informe de la autopsia que se le hizo al cuerpo del capitán Rafael Acosta Arévalo.

En la información que Rojas compartió vía Twitter se determina que la causa de la muerte fue un edema cerebral fuerte por una insuficiencia respiratoria aguda. Ello, debido a rabdomiólisis por politraumatismo generalizado.

Luego de conocerse el informe, periodistas e integrantes de distintas ONG reafirmaron que Acosta Arévalo fue asesinado bajo tortura.

“Rabdomiólisis: síndrome de necrosis muscular que presentan las víctimas de terremotos, bombardeos, derrumbes de edificios. Es decir, que el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo fue literalmente aplastado”, escribió la periodista Lisseth Boon en la red social.

Por su parte, la presidente de Control Ciudadano, Rocío San Miguel, indicó que con el informe publicado, el delito de los presuntos autores debe cambiar.

“Ya es oficial. El capitán Rafael Acosta Arévalo fue brutalmente torturado hasta ocasionarle la muerte. La rabdomiólisis tiene entre sus causas el aplastamiento, la tortura, traumatismos y electroestimulación. Con este informe debe cambiar el delito imputado a presuntos autores”, señaló San Miguel por vía Twitter.