Bolivia se compromete a controlar el cultivo de coca

El gobierno de Bolivia se comprometió a controlar el cultivo de hojas de coca para evitar su expansión.

Eduardo del Castillo, ministro de interior de Bolivia, aseguró que su gobierno se ha trazado la meta de acabar con 9 mil hectáreas de sembradíos de hoja de coca. Hasta el cierre de agosto, ya habrían erradicado 5.600 hectáreas.

“Considerando que se trata de un año en que se ha limitado mucho la capacidad de control por la pandemia, es importante no bajar la guardia y continuar con la tarea de contención de cultivos ilegales”, manifestó Eduardo Del Castillo.

El funcionario también indicó que en Bolivia “no existe hoja de coca ilegal, sino hoja de coca no autorizada”. Recordó que la Constitución de Bolivia vigente desde 2009 permite la producción de hoja de coca.

Precisó que Bolivia ha retomado la política de lucha antidrogas que incluye una «erradicación de cultivos excedentarios de hoja de coca respetando los derechos humanos de los cocaleros y la revalorización de la hoja de coca”.

¿A qué respondió Bolivia?

La nueva postura de acelerar la erradicación de cultivos excedentarios de hoja de coca es una respuesta directa a las exigencias de Oficina de la Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC).

Según informe de la UNODC, Bolivia pasó de 25.500 hectáreas de hoja de coca en el 2019, a 29.400 hectáreas de hoja de coca en el 2020.

Este aumento, según la UNODC, representa el 15% de aumento de la producción de hoja de coca en tan solo un año.

El documento fue presentado este martes 31 de agosto del 2021 por el organismo ante Rogelio Mayta, los ministros bolivianos de Exteriores, Eduardo Del Castillo, ministro de Interior y Emanuel Amaral, jefe de Cooperación de la UE en Bolivia.

En el 2020 la superficie erradicada fue de 2.177 hectáreas, “la cifra más baja desde que la UNODC” realiza este monitoreo.

La hoja de coca está consagrada en la Constitución boliviana por sus usos tradicionales y medicinales. No obstante, una parte de la producción se desvía al narcotráfico para fabricar cocaína.

La culpa del gobierno interino

Del Castillo respondió a las exigencias de la Oficina de la Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC), no solo con las metas de erradicación sino también señaló al corto gobierno interino de Jeanine Áñez como la responsable de este auge.

En 2017, Bolivia amplió la superficie de los cultivos legales de la planta de 12 mil a 22 mil hectáreas.