Cámara de Comercio de Caracas exige que se cumpla el debido proceso para las estaciones de servicio

Foto: Kerwing Hernández @kerwinghg

La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas rechazó este domingo 28 de junio las órdenes de desalojo que emitió Pdvsa para las estaciones de servicio de la capital que están bajo la administración de particulares.

En un comunicado, la organización exigió al Ejecutivo Nacional, autoridades del Poder Público y los directivos de las empresas públicas, garantizar los derechos fundamentales de las empresas y empresarios, así como dirigir su acción administrativa de acuerdo con los preceptos constitucionales.

En concreto, los directivos comerciales exigen al Estado aplicar de forma irrestricta lo establecido en el artículo 7 de la Ley Orgánica sobre Estados de Excepción durante la vigencia del estado de emergencia económica y el estado de alarma, especialmente en la garantía del debido proceso.

Demandaron evitar actuaciones que no contribuyan a la reactivación económica del país, al establecimiento y estabilidad de las fuentes generadoras de trabajo, riqueza y bienestar.

Vale recordar que este sábado 27 de junio la estatal PDVSA emitió un comunicado en el cual concedía un plazo de 72 horas, desde el momento de la notificación, para desalojar las instalaciones de varias estaciones de servicio que se encuentran en manos de particulares bajo la figura de las concesiones.

Dicha medida culmina de forma automática con los contratos que la petrolera mantenía con estos concesionarios que en algunos casos llevaban más de 30 años administrando una gasolinera.

La decisión está justificada, según la junta directiva de PDVSA, en que el servicio de expendio de combustible es un servicio público y de primera necesidad, de cumplimiento obligatorio, que no puede ser interrumpido bajo ningún pretexto o circunstancia.

Desde principios de junio el ejecutivo nacional empezó a aplicar un modelo mixto de suministro y venta de combustible en las más de 1.500 estaciones de servicio en todo el país.

Unas 200 bombas fueron catalogadas como premium en virtud de que el precio de la gasolina se fijaba sobre la base de medio dólar el litro o su equivalente en bolívares u otra divisa.

Otras 1325 estaciones de servicio deberían vender la llamada gasolina subsidiada con límites de litraje mensuales para vehículos y motos.

En estas últimas las colas de vehículos no han cesado en la mayoría de las regiones.