Caos total en suministro de segunda dosis a adultos mayores en Caroní

Foto: Alejandra Martínez/Radio Fe y Alegría Noticias

Este lunes 21 de junio, en el Complejo de Atención Integral COVID-19 del estado Bolívar, mejor conocido como Mundo Sonrisas, los adultos mayores que fueron a recibir su segunda dosis se fueron sin ser vacunados.

La mayoría de las personas esperaban desde las 6:30 de la mañana y casi a la 1 de la tarde se presentó una situación confusa, pues el Director del Instituto de Salud Pública, doctor Franklin Franchi, salió a notificarles que no iban a aplicarles la segunda dosis porque debían esperar que se cumplan dos meses después de que se hayan recibido la primera.

Una hora antes el caos comenzaba a reinar. Luego de las 12 del medio día les habían pedido sus cédulas de identidad y tarjeta de vacunación para registrar sus datos. Después, una trabajadora dijo que las vacunas se habían terminado, pero que debían esperar un rato que llegara un nuevo lote. Sin embargo, el tiempo pasó sin ser atendidos, hasta que finalmente les informaron lo que sucedía.

Los adultos mayores, que habían esperado aproximadamente seis horas para ser inmunizados, le reclamaron a Franchi y a otros trabajadores de la jornada, que era una falta de respeto haberlos tenido allí tantas horas sin informarles que no serían vacunados.

El médico les explicó que la OMS y la OPS informaron que la segunda dosis puede ser administrada a los dos meses, que están seguros de que no hay ningún riesgo de perder la inmunidad y que así es como se les aplicará.

En medio del disturbio, Radio Fe y Alegría Noticias logró conversar con una señora que se había trasladado en autobús desde la parroquia Unare, y que tenía apenas 15 días de haber sido operada de la vista.

La señora expresó su molestia contando que ya tenía más de seis horas esperando y que «es mentira que no están vacunando para segundo dosis ahorita, porque antes de nosotros pasaron como 200 personas que también eran de segunda dosis y a ellos los vacunaron, por qué no dicen la verdad, que las vacunas se acabaron y nos tienen aquí esperando, eso es un falta de respeto».

En un recorrido por las instalaciones del Complejo de Atención Integral COVID-19, donde se llevan a cabo las jornadas de vacunación para los adultos mayores de varias parroquias del municipio Caroní, pudimos percatarnos de que las personas no cuentan con comodidades para esperar allí tanto tiempo.

En uno de los edificios donde se cumple la primera etapa de la espera, se acumulan, al menos, 300 personas y aunque el lugar es amplio y despejado, con tantas personas se vuelve caluroso y poco ventilado.

Además, no es posible mantener la distancia física adecuada para cumplir con las medidas de bioseguridad, en los baños no hay agua por tubería y tampoco cuentan con iluminación.

Foto: Alejandra Martínez/Radio Fe y Alegría Noticias