Codhez: 2021 fue un año negativo para los derechos humanos en el Zulia

309
Foto: Codhez

El coordinador general de la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez), Juan Berrios, compartió los principales aspectos del informe anual 2021 sobre la situación de derechos humanos en la región zuliana.

Este jueves 1 de septiembre en De Primera Mano por Radio Fe y Alegría Noticias, Berrios expuso que el 2021 fue un año particularmente negativo, en el que se presentaron principalmente afectaciones al derecho a la integridad, la vida y la seguridad ciudadana, derecho a un nivel de vida adecuado, a la salud, a la educación, a una vida libre de violencia, derecho a la libertad de expresión y al cuidado del medio ambiente.

En el informe de Codhez, publicado recientemente, se evidencia que el 2021 estuvo marcado por el incremento de casos de COVID-19 frente a un sistema sanitario público precario; los altos índices de inseguridad alimentaria; ejecuciones extrajudiciales; deficiente en la prestación de los servicios públicos; el irrespeto gubernamental a los derechos de los pueblos y comunidades indígenas; desatención institucional de los centros educativos; desatención a las violaciones a los derechos de las niñas y mujeres; limitaciones al derecho a la libertad de expresión; y la desprotección de los derechos ambientales.

Berrios aseguró que el informe no solo se plantea presentarlo a la opinión pública, sino a las autoridades que son responsables de estas violaciones a los derechos humanos. Dijo que lamentablemente no han tenido ninguna respuesta gubernamental de interés en escucharles. Sin embargo, la documentación si es de interés para los órganos internacionales.

«Creemos que es importante generar espacios para conversar sobre esto y darle atención a estos temas porque hay una sensación de que estos temas van quedando en el olvido y se normaliza que no haya agua, que haya impunidad, que haya hambre o la gente no pueda acceder a alimentos con regularidad. Eso no debe ser así, lo que se debe normalizar es una solución a estos problemas», sentenció.

Acceso a la salud en deterioro

Codhez reveló que en el Zulia, la situación del sistema de salud público y la infraestructura sanitaria presentan «años de continuo deterioro» y que los enfermos tuvieron que sobrevivir en su día a día, sobre todo las personas con insuficiencia renal.

«El colapso hospitalario ocurrió desde hace tiempo, incluso antes de la pandemia, pero fue después de la propagación de la COVID-19 en la región que el problema de los servicios sanitarios quedó en evidencia indiscutible. Tanto así que las pocas unidades de cuidados intensivos que funcionaban en el Zulia estaban a tope sobre todo por personas contagiadas por el virus», expuso la organización en una nota de prensa.

También citaron declaraciones del Colegio de Enfermería del Estado Zulia, ente que dice que el Hospital Universitario de Maracaibo dejó de atender a pacientes que requerían intervenciones complejas y dejaron de funcionar unidades estratégicas. Aunado a que e estimó para ese año un déficit de hasta un 70 % del personal de enfermería.

Más documentación que recoge el informe

La organización demostró en su investigación que los altos precios de los productos y el bajo poder adquisitivo de los hogares de la región impidieron la obtención de alimentos suficientes y nutritivos para las personas.

Asimismo, subrayó que fueron contantes los apagones y racionamientos eléctricos, que se presentó una gran carencia de agua por tuberías en muchas zonas del estado. Sobre esto, Berrios dijo que en las pocas comunidades que se mantenía el suministro, las personas se quejaban de que el agua llegaba turbia.

Por otra parte, en el informe Codhez reveló que hubo un incremento del uso de leña para cocinar por escasez de gas doméstico, además que se documentó mucha acumulación de basura.

Escuche la entrevista a continuación: