¿Cómo influyó la pandemia en la vida de los venezolanos?

Foto: Reuters

Para Manuel Fariñas, psicólogo, la pandemia desaceleró el proceso de la vida al cambiar la rutina de los seres humanos por completo, pero aceleró el proceso cognitivo-emocional en cada individuo.

En una entrevista concedida a Radio Fe y Alegría Noticias el especialista expresó que en estos tiempos la familia venezolana logró integrarse, consolidar lazos de afectividad, conocer detalles y procesos internos emocionales.

De algún modo, pese a la crisis y dificultades personales, la pandemia favoreció positivamente las relaciones familiares, incluso de amistad, cuando anteriormente el mundo intentaba “evadir y evitar conversaciones” por distintos factores.

Sin embargo, no hay blanco, sin negro. El psicólogo reseñó cómo observó conductas de malestar e irritabilidad entre las personas.

“Se vio un conjunto de roces, alteraciones del comportamiento, sobreexposición al trato teniendo pocas alternativas de movilidad y de distracción”, señaló.

“Hubo también un aumento del número de discusiones, de hipercrítica, de valoraciones y eso ocasionó mucho malestar dejando algunas secuelas importantes en el tema del resentimiento”, precisó.

Según el especialista, con la pandemia hubo parejas “fuertemente afectadas”. También, “personas que tuvieron que pagarse y darse el vuelto”, una forma criolla de decir que algunos individuos por comportarse de una manera negativamente agresiva, les tocó vivir una mala experiencia. Pero, hubo gente que buscó ayuda y logró solventar sus problemas. 

La pandemia en los jóvenes

Los niños, niñas y adolescentes venezolanos fueron un grupo que se frustró con la pandemia. El psicólogo Fariñas explicó que parte de su sentimiento se desprendió por la falta de socialización, afectividad, intercambios, expectativas y del deseo que tenían de crecer en conjunto con sus amigos.

El cierre de las escuelas les influye a manera de perder habilidades para en compañía fortalecerse por situaciones complejas y de buscar generar soluciones.

“Respecto a los adolescentes, se vivió también una alteración de la relación que tuvieron con sus padres, quienes se pusieron muy exhaustivos con las tareas. Eso atropelló un poco la relación padre e hijo”, dijo psicólogo.

Indicó que además de las tareas, los jóvenes se pasaban su tiempo buscando entretenimiento, tomando su tiempo de ocio, lo que los llevó a realizar juegos y retos en tendencia que ven desde sus pantallas móviles. 

“Los jóvenes tuvieron una inclinación por los retos virales, el internet, redes sociales. Hubo una orientación hacia allá como mecanismo de escape y resultaba ser atractivo por la cantidad de estímulos del contenido que ellos veían en estas redes”, explicó.

¿Cómo sobrellevar la pandemia?

“Hay que tratar de involucrarse en actividades en la casa, si es posible, que no se habían hecho. Recomiendo meditar, a los que le gusta leer, tratar de involucrarse con una lectura atractiva para los jóvenes”, así lo indicó el psicólogo Fariñas.

La pandemia no ha sido fácil, llevadera o liviana para muchos, pero con recetas pequeñas de cambios se puede lograr sentirse mejor y crear un ambiente agradable en el entorno.

Evitando ser crítico, punitivo, ofensivo con comentarios o chistes y más bien modelando la conducta, reflexionando, analizando e intercambiando, se observarán cambios en la forma de vivir.

En cuanto a los más jóvenes, el especialista resaltó que hay que involucrar a los niños y adolescentes con las actividades del hogar. Además, con la familia meditar, leer e intentar involucrarse el uno al otro.