Comunidad afroamericana sigue protestando en Estados Unidos

Foto: AP

Tras el asesinato por parte de policías de Kentucky de Breonna Taylor, en marzo de 2020, cientos de manifestantes de la comunidad afroamericana se han volcado a las calles protestando porque aún no han sido detenidos ni acusados los autores del crimen.

Han prometido que persistirán en su lucha para obtener justicia y que no abandonarán las jornadas de protestas hasta tanto las autoridades den una respuesta que les convenza.

Taylor recibió varios disparos en su casa por parte de la policía que llevaba a cabo una investigación por drogas.

Su muerte desató meses de protestas y ha llamado la atención en todo el país. Autoridades policiales del condado han dicho a los periodistas que los agentes estaban “justificados en el uso de la fuerza” porque el novio de Taylor les disparó primero.

De los 22 disparos efectuados por los dos agentes esa noche, seis alcanzaron a Taylor, según el fiscal general, y “la evidencia médica muestra que la señora Taylor habría muerto por el disparo mortal en cuestión de segundos o dos minutos después de haber sido impactada”.

Por el caso un jurado investigador acusó al exagente de policía de Louisville, Brett Hankison, de tres cargos de poner a alguien en peligro con agravantes en relación con el mortal tiroteo.

Los cargos generaron críticas inmediatas de los manifestantes que querían cargos más graves, así como el arresto de los tres agentes involucrados en los hechos.

Al menos 24 personas fueron detenidas en Louisville después de una segunda noche de protestas. Las autoridades alegaron que algunos manifestantes rompieron las ventanas de un restaurante, dañaron autobuses urbanos, intentaron prender fuego y lanzaron una bengala a la calle.

Los manifestantes se disolvieron alrededor de la medianoche después de negociar con la policía antidisturbios, que también se retiró.

La gran pregunta para una ciudad destrozada por la muerte de Taylor y el problema más amplio del racismo en Estados Unidos era cómo avanzar.

En ciudades como Portland y Wisconsin también hubo sendas manifestaciones de rechazo a esta decisión tribunalicia.

Con información de AP y CNN