«Con el Coqui dialogan, con el pueblo, plomo», cuestionamientos sobre declaraciones de Douglas Rico

El anunciado diálogo entre el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalística (CICPC) con el grupo delictivo que controla la Cota 905 en Caracas ha sido rechazada por un número evidente de usuarios de la red social Twitter.

Cuestionan cómo las instituciones de seguridad confrontan de forma agresiva a la sociedad civil cuando exigen derechos humanos y reclaman por sevicios públicos, y cuando se enfrentan a grupos de delincuentes, piden diálogo.

También ha sido cuestionada la falta de acercamiento del gobierno con fines de diálogo para el entendimiento con organizaciones de derechos humanos y grupos de civiles que persisten en denunciar las carencias en el sector salud, educación, alimentación, combustible y otras grandes falencias que existen en Venezuela.

Según Douglas Rico, director del CICPC, las autoridades de seguridad se encuentran en conversaciones con bandas delictivas de la Cota 905 en Caracas, para que «depongan su actitud y entreguen las armas».

«Está en este momento un proceso de conversación con esta organización criminal que está allí instalada para que en principio depongan su actitud y entreguen las armas», afirmó en una transmisión a través de Instagram.

El funcionario aseguró que ha descartado la posibilidad de realizar un operativo de mayor envergadura en la zona porque pondría en peligro la vida de sus funcionarios.