Con poca transparencia el camino de la Sputnik V en Venezuela

Foto: referencial.

En noviembre de 2020, Rusia anunció que su vacuna contra el coronavirus, la Sputnik V, tenía una eficacia del 92%.

Mientras las naciones aliadas y sus medios de difusión empezaron a replicar la información con mucha esperanza por todos los canales posibles, gobernantes, líderes, activistas e incluso médicos y científicos de todos los rincones del mundo empezaron a cuestionar la transparencia de esta vacuna.

Ahora, meses después de aquel anuncio, la influencia de Rusia en el mundo ha crecido gracias a la Sputnik V, más aún después de que la prestigiosa revista médica británica The Lancet respaldó su eficacia.

Entre las naciones que se mostraron dispuestas a tener acceso a esta vacuna desde el principio se encuentra Venezuela, quien ya ha recibido dos cargamentos: uno en febrero y otro a principios de marzo.  

No hay vacunas para tanta gente

El jueves 18 de febrero, tras un período de ensayos clínicos, las autoridades venezolanas comenzaron a suministrar la primera dosis de la vacuna, fijando la meta de inmunizar al 70% de la población para finales del año, iniciando en Distrito Capital, Vargas y Miranda. Personal de salud, diputados y docentes destacaron entre la población prioritaria, de acuerdo al discurso oficial.

A pesar de ello, solo se tiene conocimiento sobre del inicio de la vacunación del personal sanitario, pues se desconoce el número de trabajadores de la salud que han recibido las dosis; tampoco se ha especificado el alcance que ha tenido la vacunación en docentes.

La Academia Nacional de Medicina afirmó este lunes 15 de marzo que Venezuela actualmente solo cuenta con “disponibilidad de vacunas contra la COVID-19 para el 38% de la población objetivo (incluyendo vacunas negociadas que no han llegado al país)”.

Asimismo, aseguraron que el país ocupa el último lugar en América Latina entre los que han concretado la compra de vacunas, a través del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud y la Alianza Gavi.

“La información incompleta sobre las compras y recepción de vacunas, así como la ausencia de un plan especificando grupos prioritarios, metas de cobertura, ubicación de puestos de vacunación y fechas de inicio, generan incertidumbre en la población y debe atenderse a la brevedad”, reiteró la Academia Nacional de Medicina en su boletín número 16 sobre la vacunación contra el COVID-19.

“En el caso de Venezuela, lamentablemente, no están disponibles en las fuentes oficiales del Ministerio para la Salud el número de personas vacunadas cada día, ni la distribución geográfica, los grupos de edades, y las características de los servicios en los cuales fueron administradas”, agregan.

AstraZeneca sin permiso

En medio de este contexto, la vicepresidenta ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, informó este lunes 15 de marzo que en Venezuela no se aplicará la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus, por las diferentes irregularidades en su aplicación en otras partes del mundo, según ella.

“Venezuela no dará permiso a la vacuna de AstraZeneca ante las complicaciones que se han presentado con esta vacuna. Órdenes del presidente Maduro”, expresó Rodríguez.