Conferencia internacional sobre migrantes venezolanos logra primeros aportes

Gobiernos europeos, latinoamericanos, representantes de la ACNUR-ONU, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Unión Europea se unieron en la Conferencia Internacional de Donantes para Refugiados y Migrantes Venezolanos.

Esta jornada tuvo por objetivo recabar fondos para atender la emergencia humanitaria en Venezuela y en los países receptores de migrantes.

Josep Borrel, alto representante de la Unión Europea, reconoció la gravedad de la crisis migratoria, “la mayor de la historia reciente de América Latina”, dijo, y menospreció las discrepancias de los datos de los gobiernos que la consideran un tema secundario.

Reconoció que los gobiernos vecinos realizaron un trabajo admirable “ante un problema que nos acompañará durante años y con el que habrá que seguir mostrando generosidad, creatividad y bastante apoyo”.

Por su parte, Teodoro Ribera Neuman, canciller de Chile, dijo que la migración de venezolanos ha sido positiva en medio de la crisis humanitaria y agravada ante la pandemia de la COVID-19.

“De este millón 500 mil personas que han llegado a Chile en los últimos años, 500 mil han sido venezolanos, y quiero decirlo fuerte y claro, ha sido una migración positiva y valorada”, dijo Ribera.

Llamó a los países de la región a realizar un mayor esfuerzo en involucrar a los venezolanos a los procesos productivos, al tiempo que manifestó que Chile colabora activamente con la coordinación y facilitar la inclusión venezolana.

Por otra parte, Eduardo Stein, representante Especial de ACNUR/OIM para los refugiados venezolanos, manifestó que “los países de la región han respondido a este desplazamiento sin precedentes, con hospitalidad y las puertas abiertas”.

UE y BEI realizan los primeros euros para los refugiados venezolanos

Durante la jornada se anunció que la Unión Europea contribuye con 144,2 millones de euros como parte del aporte de la comunidad internacional de Europa para que sean destinados a la atención de los migrantes venezolanos.

Por otra parte, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) coloca a disposición de las organizaciones que atienden a los refugiados venezolanos, 400 millones de euros en préstamos.