Confirman casos de fiebre amarilla en Monagas

40
Fiebre Amarilla
Foto: Archivo web

El gobernador encargado de Monagas, Cosme Arzolay confirmó que se registran casos de fiebre amarilla en el estado Monagas.

“…debo informar que se han registrado casos positivos de fiebre amarilla selvática al sur del estado Monagas, por lo que se incrementan acciones de vigilancia epidemiologica no convencional y se intensifica el programa nacional de vacunación contra la fiebre amarilla.”, publicó en su cuenta de Instagram.

El mandatario regional especificó que los casos fueron detectados en el sur del estado.

El pasado sábado, la organización Médicos Unidos por Venezuela informó que en el estado Monagas habría registro de casos con sintomas referentes a esta y que las autoridades iniciaron el rastreo epidemiológico junto a los técnicos de la Organización Panamericana de la Salud.

La OPS al frente

Sobre la detección de los casos y el rastreo, el gobernador informó que “la dirección de Epidemiología Regional, ha venido trabajando con un Equipo altamente capacitado de Epidemiólogos, médicos, enfermeras, Personal de Salud Ambiental, con el apoyo y asesoría de consultores nacionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).”

Vacunas contra la fiebre amarilla

Después de identificados los casos de esta, las autoridades iniciaron una jornada de vacunación contra la enfermedad.

Definiciones de esta

Es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, que es endémica en áreas tropicales de África y América Latina. Es difícil diferenciar muchas veces entre casos de fiebre amarilla y otras fiebres hemorrágicas virales como arenavirus, el hantavirus, o el dengue.

Los síntomas aparecen entre 3 y 6 días después de la picadura de un mosquito infectado. En una fase inicial causa fiebre, dolor muscular y de cabeza, escalofríos, pérdida del apetito y náuseas o vómitos. Para la mayoría de los pacientes estos síntomas desaparecen después de 3 a 4 días. Sin embargo, el 15% entra en una segunda fase, más tóxica dentro de las 24 horas siguientes a la remisión inicial. En esta fase, vuelve la fiebre alta y varios sistemas del cuerpo son afectados. La función renal se deteriora. La mitad de los pacientes que pasan a la fase tóxica mueren a los 10 -14 días, el resto se recupera sin daño orgánico significativo.