Consejo Indígena Misionero de Brasil reveló el asesinato de 182 indígenas en el 2020

Unos 182 indígenas fueron asesinados solo en el 2020, según un informe publicado este 28 de octubre por parte del Consejo Indígena Misionero. Los crímenes tienen relación con el aumento de la violencia por parte de grupos ilegales armados.

La violencia sería parte de la resistencia de los originarios contra la invasión de sus tierras por parte de mineros ilegales y otros grupos interesados en explotar las riquezas naturales.

Generalmente, los invasores son madereros ilegales, buscadores de oro, cazadores, pescadores, ganaderos y acaparadores de tierras que invaden los predios indígenas con el objetivo de apropiarse de forma ilegal de la madera.

El números de asesinatos aumentó un 63% con relación a la tasa de asesinatos de indígenas en el año 2019.

Durante el 2020, se registraron 263 “invasiones, explotación ilegal de recurso y daños al patrimonio indígena”, precisó el texto.

Al comparar el número de invasiones en el 2019 con las del 2020, hubo 256 invasiones más en el 2020.

2020 violento

El informe detalla que en el 2020 fueron abiertos 14 expedientes de abuso de poder, 17 amenazas de muerte, 16 homicidios culposos, 08 lesiones corporales intencionadas, 15 hechos de racismo y discriminación etnocultural junto a otros 13 intentos de asesinato y cinco sucesos de violencia sexual.

El total de casos registrados de violencia contra indígenas en 2020 acumula 304, cifra que supera la marca registrada en 2019 de 277.

Los más vulnerables

El informe también deja evidente que tres pueblos indígenas de la Amazonía brasileña son los más vulnerables a estos ataques: Yanomami, Yekwana y Munduruku.

En las tierras donde habitan los tres pueblos originarios de Brasil, los grupos armados toman las tierras, y luego las comercializan ilegalmente.

De acuerdo con el Consejo Indígena Misionero, el papel del Estado ha sido muy flexible y ha optado por ignorar las denuncias de violaciones de Derechos Humanos.

Las últimas observaciones, dan cuenta de 20.000 mineros ilegales que ya invadido los territorios indígenas durante el 2020.

Con la llegada de la pandemia, el mayor números de casos detectados tendrían origen en la llegada forzada y violenta de estos grupos de mineros.

De acuerdo con la Asociación de Pueblos Indígenas de Brasil, hasta el momento 43.000 aborígenes se contagiaron con la enfermedad y unos 900 murieron en 2020.