Correa y Morales quedan fuera de la carrera política

Los expresidentes de Ecuador, Rafael Correa y Bolivia, Evo Morales, quedaron fuera de la carrera política en sus países a pocos meses de celebrarse elecciones.

En Ecuador la justicia confirmó la condena de ocho años de cárcel contra Correa por corrupción, lo que significa su muerte política cuando aspiraba a participar en los comicios de febrero, según informó la Fiscalía.

Un tribunal de la suprema Corte Nacional “por voto de mayoría (…) rechaza los recursos de casación interpuestos por los recurrentes, y ratifica la sentencia por cohecho” dictada en abril contra Correa y una decena de excolaboradores, indicó el ente acusador a través de su cuenta en Twitter.

El expresidente Correa se lamentó este lunes de que su último recurso legal haya fracasado ante el Tribunal de Casación y aseguró que la “injusticia” finalmente aumenta el “apoyo popular” a su causa.

Correa, que con la confirmación de la condena queda inhabilitado para participar en las próximas elecciones como aspirante a la vicepresidencia, aseguró que este tipo de fallos de supuesta injusticia a lo único que condenan a su movimiento, Revolución Ciudadana, “es a vencer”.

Frenan a Evo en Bolivia

En el país altiplánico, un tribunal boliviano especializado en cuestiones constitucionales rechazó el lunes la petición del expresidente Evo Morales para permitir su candidatura al senado, que ya había sido inhabilitada por el órgano electoral.

La resolución del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia, que inhabilitó la candidatura de Evo Morales a la Cámara Alta, fue validada por la Sala Constitucional Segunda de La Paz con dos votos a favor y uno en contra, dijo a los medios el abogado Jorge Tamayo.

La presidenta provisional Jeanine Áñez celebró la resolución, con un mensaje vía Twitter en el cual destacó que el gobierno frenó nuevamente a Morales “con la ley en la mano, sin violencia ni enfrentamientos”.

El exgobernante y líder cocalero reaccionó también con varios tuits: “Bajo amenazas y presiones de procesos, el dirimidor tomó una decisión política ilegal e inconstitucional. La historia demuestra que podrán inhabilitar a Evo pero no podrán proscribir al pueblo”.

También aseguró que acatará la decisión del tribunal, “porque nuestro compromiso y prioridad es que el pueblo salga de la crisis. No caeremos en ninguna provocación”.

Evo Morales (2006-2019), refugiado en Argentina tras renunciar en noviembre del año pasado, había acudido ante la corte constitucional de La Paz para que anulara la decisión del TSE y le permitiera ser candidato por la región central de Cochabamba.

El TSE le había negado el derecho a postularse por no tener residencia en esa región, en la que emergió hace décadas como líder político.

Bolivia irá a elecciones el próximo 18 de octubre, un año después de los comicios anulados por denuncias de fraude en favor del izquierdista Morales.

Con información de Deutsche Welle.