Crisis en El Salvador: nueva Asamblea Legislativa destituye a jueces constitucionales de la Corte Suprema

Foto: EFE

La instalación de la nueva Asamblea Legislativa de El Salvador arrancó con un bombazo este sábado 1 de mayo. En su sesión de inicio de labores parlamentarias  destituyó a los magistrados principales y suplentes de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por supuestamente cometer “fraude a la constitución”.

El nuevo parlamento, de evidente mayoría que favorece al actual presidente Nayib Bukele, también acusa a los magistrados de violar el principio de «separación de poderes».

Y aunque la Sala Constitucional del mismo Tribunal emitió un decreto anulando la decisión que promovió la vicepresidente de la Asamblea, Suecy Callejas, el mandatario nacional intervino, a través de su Twitter, que nadie que está destituido puede anular lo decidido.

La iniciativa fue aprobada con 64 votos a favor de los 84 diputados de la Asamblea Legislativa, todos del oficialismo. Los partidos que votaron para admitir la iniciativa son los de Nuevas Ideas (NI), Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Partido Demócrata Cristiano (PDC) y Partido de Concertación Nacional (PCN).

Los magistrados destituidos son el presidente de la Sala de lo Constitucional y de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), José Armando Pineda, y los magistrados propietarios (como se le llama en El Salvador) Aldo Enrique Cáder, Carlos Sergio Avilés, Carlos Ernesto Sánchez y Marina de Jesús Marenco. La decisión también incluye a los magistrados suplentes de dicha sala.

Esta crisis que estalla bajo un nuevo poder legislativo tuvo su precedente cuando el mismo Bukele acusó a los jueces constitucionales meses atrás de de retirarle facultades para atender la pandemia de la COVID-19.

De hecho, en varios de sus duros discursos llegó a decir que si de verdad fuese un dictador habría mandado «a fusilar a todos los jueces constitucionales» porque consideraba que los mismos se le oponían a querer salvar millones de personas por la pandemia del Coronavirus.

Alega que «la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional, por parte de la @AsambleaSV (Asamblea Legislativa) es una facultad INCONTROVERTIBLE expresada CLARAMENTE en el artículo 186 de la Constitución de la República”, escribió en su cuenta de Twitter.

Estados Unidos preocupado

El caso ha tenido resonancia internacional. El primer país en reaccionar fue Estados Unidos. La subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Julie Chung, manifestque es preocupante la propuesta de los diputados oficialistas.

“Vemos con preocupación la propuesta de algunos miembros de la Asamblea Legislativa de destituir a los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional de El Salvador. Un órgano judicial independiente es el cimiento de toda democracia; ninguna democracia puede sobrevivir sin eso”, dijo en su cuenta de Twitter.

También reaccionan Human Rights Watch y ONU

El director para las Américas de la organización Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, acusó al presidente salvadoreño, Nayib Bukele, de intentar “concentrar el poder”.

“En su primer día con mayoría, los partidarios de Bukele en la Asamblea Nacional (Legislativa) de El Salvador solicitan la destitución de todos los magistrados de la Sala Constitucional”, y añadió que “Bukele ataca el estado de derecho y busca concentrar todo el poder en sus manos”.

Por su parte, el relator de las Naciones Unidas sobre la independencia de jueces y abogados, Diego García-Sayán, condenó este sábado la iniciativa de la Asamblea Legislativa de destituir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

“Condeno los pasos que viene dando el poder político para desmantelar y debilitar la independencia judicial de los magistrados destituyendo a integrantes de la Sala Constitucional”, publicó en Twitter el relator de la ONU.

Añadió que “todo proceso de destitución debe atender a causas específicas y previamente establecidas en la ley. Esta Relatoría de la @ONU permanecerá vigilante y actuará contra toda acción orientada a afectar la labor de los jueces constitucionales en El Salvador”.

Para este domingo 2 de mayo se esperan varias manifestaciones de calle por parte de organizaciones de abogados y de derechos humanos que defienden el estado de derecho. Se prevén días conflictivos en el país centroamericano.