De cada 100 hogares que hay en Venezuela 96 se encuentran en pobreza total

Referencial

“No podemos conformarnos con sobrevivir”.

Con estas palabras, el Rector de la Universidad Católica Andrés Bello, P. Francisco José Virtuoso, inició la presentación del informe actual de la Encuesta de Condiciones de Vida de los Venezolanos (Encovi), versión 2019-2020, este martes 7 de julio.

La encuesta, que se viene presentando desde el año 2014, recopila datos desde finales del 2019 hasta marzo de 2020 en temáticas como la nueva demografía de Venezuela; pobreza y política social; educación y trabajo; situación nutricional y seguridad alimentaria y la migración reciente de venezolanos.

Virtuoso refirió en sus palabras de apertura que aunque “no somos portadores de buenas noticias”, los venezolanos estamos llamados “a asumir estos retos impostergables para procurar soluciones dignas de vida para la gente”.

La Encovi es un proyecto que ejecuta la UCAB junto a la Universidad Simón Bolívar y Universidad Central de Venezuela a través del Instituto de Investigaciones Sociales y Económicas de la Católica.

El rector agregó que los estudios de campo que se han realizado “son un ejercicio de ciudadanía y también un camino para el diseño de políticas públicas para la reconstrucción del país”.

Los datos que estremecen

Fueron los profesores Anitza Freites y Luis Pedro España los que se encargaron de hacer la presentación de los hallazgos de acuerdo a la metodología de abordaje presencial y virtual que se desarrolló.

Si bien intervino en un segundo momento, es el sociólogo España mostró los datos preocupantes de la pobreza en general en Venezuela desde el 2013 hasta este año.

Para marzo de 2020, la pobreza total en el país se ubicó en un 96.2%. Es decir, que de cada 100 hogares, 96 se encuentran en este renglón, entendiendo la pobreza total cuando una familia tiene al menos una carencia social (en los seis indicadores de rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación) y su ingreso es insuficiente para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias

En el caso de la pobreza extrema, España señaló que el porcentaje alcanza el 79.3%. Entendida esta pobreza como aquella que se caracteriza por la exclusión social y la acumulación de precariedades en diferentes áreas de la vida: falta de documentos de identidad, viviendas inseguras, alimentación insuficiente y falta de acceso a atención sanitaria y educación.

Explicó el especialista que estos índices son producto de la caída del Producto Interno Bruto en un 70% y una inflación acumulada hasta marzo de este año del 3.365%.

Por otro lado, según la encuesta, el ingreso promedio para cada venezolano es de menos de un dólar. Exactamente 0.72 dólares al mes.

España indicó que al momento de hacer propuestas para desarrollar una real política social, se requerirán al menos 5 mil millones de dólares para empezar a recuperar estos niveles.

Señaló además que el actual gobierno venezolano está “económicamente quebrado” y por tanto es imposible pensar en las actuales circunstancias y con estos actores un plan de recuperación económica y social.

En una primera conclusión, se afirmó que Venezuela es más pobre, más vieja, con niños más desnutridos y más dependiente del Estado que en ninguna época de su historia contemporánea.

También se ha perdido el 90% del bono demográfico por la migración. En términos de las ciencia sociales, es un período que se usa para modernizar un país.

La catedrática Freites también asomó otro indicador desanimante: la esperanza de vida en Venezuela se acortó en casi 4 años.

En una segunda entrega compartiremos los indicadores sobre escolaridad y seguridad alimentaria.

El panorama tampoco es alentador.