Deltanos recordaron a sus difuntos gastando en flores, velas y licor

20
Tucupita difuntos
Foto: Amador Medina

Cada 2 de noviembre, día de los fieles difuntos, sus familiares en vida acuden a los cementerios para recordarlos. Estas visitas básicamente implican llevarles luz y flores. No obstante, algunos suelen llevar otros presentes para compartir como comidas, música, alcohol y  en otros casos, rituales esotéricos más desconocidos.

En Tucupita existen varios cementerios. En el casco central están dos principales. El martes por la mañana varias personas coparon sus entradas ofertando velas, flores, fósforos, bebidas hidratantes, entre otros productos.

Una vela tiene un coste de 1 bolívar, un fósforo vale 0,50. Mientras las flores variaban de valor monetario. En 15 bolívares los arreglos más delicados, hasta los más sencillos, entre 3 a 5 bolívares, al menos en el denominado cementerio nuevo de Tucupita. 

Según algunos datos recopilados por Radio Fe y Alegría Noticias de cada cinco hombres que entraban o salían de los dos cementerios del caso central de Tucupita, tres llevaban una botella de alcohol.

El litro más barato de licor oscilaba entre los 8 y 9 Bs en la localidad. Llegada la noche pudo verse un juego de velas encendidas y hombres tomando sobre las tumbas de sus seres queridos. 

Varias personas que consultadas que compartían al pie de las tumbas, expusieron dos argumentos para explicar esta costumbre etílica: recordar con alegría a quienes han fallecido y porque a la persona en vida le gustaba ingerir alcohol.