Deltanos quieren ahorrar en dólares pero de milagro consiguen bolívares

24
Foto: Referencial web

A pesar de que la economía de Venezuela está dolarizada, algunas personas en Tucupita afirman que no pueden ahorrar en moneda estadounidense, porque no logran tener acceso a ella. La mayoría de los venezolanos perciben ingreso en  bolívares.

Aun cuando algunas personas intentan llevar a cabo  cualquier trabajo de manera independientemente para lograr adquirir el dólar y ahorrar, les resulta imposible, porque deben buscarlo en un mercado difícil de adquirir.

José Rodríguez, vecino del sector Villa Manamo, manifestó que actualmente es imposible ahorrar en dólares porque “no todas” las personas tienen acceso a la moneda extranjera, ya que en la localidad no hay empresas u otros medios de trabajo que estimulen un mercado de dólares en efectivo.

Lo que ingresa es para comer

De acuerdo con Rodríguez, el pasado lunes 05 de julio quiso comprarse un par de “cholas” (calzado) en un comercio de Tucupita, pero no pudo hacerlo porque, en bolívares, tenía menos de 6 dólares. A su juicio, “no creo en lo absoluto que se pueda ahorrar en dólares en este país”.

Alexis Trillo, del sector San Rafael, afirmó que “nadie puede ahorrar en dólares”,  porque la mayoría de los venezolanos percibe sueldos en bolívares.

Trillo explicó además que, lo “poco” que percibe un venezolano, apenas le alcanza para comprar algunos productos alimentarios.  “Cómo un trabajador puede ahorrar en dólares, si lo que percibe apenas le alcanza para cubrir la dieta familiar”, se preguntó.

Un ciudadano que vive en el centro de Tucupita por su parte manifestó que sí existe la posibilidad de ahorrar en dólares, pero solo para los que tienen grandes negocios de víveres o ropas, no siendo así para los que poseen “un simple sueldo”.

El abordado explicó que tiene un hermano que trabaja en la economía informal del dólar. Es así como ha podido ahorrar en divisa extranjera. Con lo que ha reunido, se ha comprado un aire acondicionado, una bombona de gas doméstico y una bomba de agua.

“De repente ahorra cuatro o cinco dólares diarios y esperar a que se estabilice para poder comprar lo necesario”, manifestó.

Por Exiober Medina.